02 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

10 falsos mitos de la alimentación que no conocías

La alimentación tiene muchas creencias populares que se van enseñando a través de los años de padres a hijos y que en realidad no son ciertas, y seguro que hay muchas que usas a menudo

La alimentación tiene muchas creencias populares que se van enseñando a través de los años de padres a hijos y que en realidad no son ciertas. A continuación la nutricionista de Nutritienda.com Andrea Hernángomez nos ayuda a darte una lista de diez entre los que seguro que hay más de uno que utilizas a menudo.

-El pan engorda

Cuando queremos perder peso o no ganarlo, lo primero que hacemos es eliminar el pan de nuestra dieta, pero el pan no es uno de los alimentos que más engorda porque no tiene grasa, sino hidratos de carbono, por lo que si tenemos una vida activa es una fuente de energía perfecta. Eso sí, intenta apostar por lo natural, las harinas de calidad y el pan integral antes que el blanco refinado.

 

- La fruta madura engorda más que sin madurar

La fruta tiene las mismas calorías esté madura o no. Durante la maduración los almidones de la fruta se descomponen en azúcares más simples, que son peores y se absorben antes que los complejos, pierden fibra y se acumula más agua por la transformación de las pectinas, por ello la fruta madura es más dulce y pesa más. Los ácidos van disminuyendo y modifican el sabor agrio en otro más dulce, pero este proceso no hace que las calorías se modifiquen, son las mismas. Lo único que es cierto es que las frutas maduras son más fáciles de digerir, aumentando más rápidamente los azúcares en sangre que las frutas poco maduras.

 

- Beber agua en las comidas engorda

El agua no contiene calorías, por lo que, si se toma antes, durante o después de cualquier comida vamos a ingerir cero calorías. Además tampoco provoca retención sino todo lo contrario, favorece el equilibrio hídrico y estimula el funcionamiento de los riñones, refuerza los efectos de la dieta.  

 

- Los huevos provocan colesterol

Durante muchos años se ha asociado la ingesta de huevos al aumento del colesterol, de hecho, en 1973, la Asociación Americana del Corazón limitó su consumo a tres huevos por semana como máximo para cuidar la salud cardiovascular. Hoy en día cada vez hay más respaldo científico a la idea de que el colesterol proveniente del huevo casi no afecta al colesterol sanguíneo. Su consumo es bueno ya que tiene compuestos como ácidos grasos insaturados, antioxidantes (carotenoides, vit. E, selenio), fosfolípidos (lecitina y esfingomielina), vitaminas del grupo B y folato que pueden contribuir a contrarrestar el posible efecto negativo del consumo de colesterol. Lo mejor es seguir una dieta variada, y restringir los alimentos ricos en grasas saturadas y trans como la bollería industrial.

 

- Después de la leche nada eches

La leche, cuando se ingiere, pasa por un proceso de digestión, como el resto de alimentos, a través del estómago, dónde se encuentra con sustancias mucho más ácidas que cualquier alimento que se pueda tomar, por lo tanto, en el propio proceso de la digestión la leche se corta en el estómago para poder digerirse. Este proceso es natural y no es dañino para la salud, otra cosa muy distinta es cuando la leche se altera debido a que en ella han crecido bacterias que degradan la lactosa y producen ácido láctico, es decir, cuando la leche se agria.

 

- Si se tiene falta de hierro hay que tomar muchas lentejas

Las lentejas tienen hierro, pero no tanto como se cree, ni tanto como otras legumbres o alimentos. Es importante saber que el cuerpo humano aprovecha el 25% del hierro que tienen los alimentos de origen animal y solo el 10% de los de origen vegetal.

El hierro de origen animal se encuentra en alimentos como el hígado de vaca o cerdo, las perdices y codornices, los riñones y, en general, en las carnes rojas, aunque también lo encontramos en almejas, chirlas, berberechos, mejillones, sardinas, gambas y langostinos. Pero esto no quiere decir que debamos comer solo estos alimentos para restablecer nuestros niveles de hierro: el consumo de carnes rojas no debe ser superior a una o dos veces a la semana.

 

- El zumo pierde las vitaminas pasadas las horas

La vitamina C es hidrosoluble, es decir soluble en agua, y no es una de las vitaminas más estables, oxidándose rápidamente por la luz o la temperatura ambiente. En la oxidación es en lo que se basa esa teoría pero no es así, la sustancia que se genera con la oxidación de la vitamina C es el ácido dehidroascórbico, un ácido que sigue teniendo las mismas propiedades que la vitamina C, por lo que la oxidación no afecta a sus propiedades. Sólo podría perderlas en condiciones extremas como si se calienta a 120º.

 

- El azúcar moreno es mejor que el blanco

El azúcar moreno es sacarosa al 85-95% y el blanco al 99% y la cantidad de minerales es mayor en el moreno, pero la proporción en la que están presentes es muy pequeña, por lo que al final nutricionalmente son muy parecidos, sobre todo en las cantidades que se suelen endulzar como puede ser un café. En resumen, hay que evitar en la medida de lo posible los azúcares, y si se consumen pequeñas cantidades hay que consumir el que más guste, ya que no hay tantas diferencias, pero mucho mejor sustituirlo por miel o edulcorantes naturales como son el eritritol, el azúcar de abedul (xilitol) y la estevia.

 

- Los vegetales congelados pierden las propiedades

Los vegetales congelados son vegetales frescos, recolectados en temporada y sometidos rápidamente a una bajada considerable de temperatura hasta alcanzar la congelación, al hacer este proceso se mantienen intactas todas sus propiedades nutricionales, sus vitaminas y minerales. La ultracongelación es un sistema que permite congelar los alimentos en muy poco tiempo por debajo de los -20º y así mantiene los valores nutricionales y la calidad como los de la huerta. Al congelarlos están siempre disponibles, aumenta la vida útil y se pueden comer fuera de temporada.

 

- Los productos light adelgazan

Los alimentos light aportan aproximadamente un 30% menos cantidad de calorías que sus equivalentes normales si se toma la misma cantidad, pero muchos alimentos light son calóricos por su propia naturaleza: mayonesa light, queso light... De hecho, algunas teorías afirman que los alimentos light son una causa importante del boom de la obesidad porque se consumen sin medida y la mayoría de ellos parten de productos muy procesados.

Comenta esta noticia