06 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La portavoz Montero planta cara en directo a Iglesias por inmiscuirse en lo suyo

Iglesias, Montero y Escrivá, este viernes en La Moncloa.

Iglesias, Montero y Escrivá, este viernes en La Moncloa.

A la ministra de Hacienda se la comienza a ver cansada de que el vicepresidente se entrometa en su departamento. Guerra en las redes entre Podemos y el PSOE por el ingreso vital.

Pablo Iglesias no parece dispuesto a dejar de mangonear en el área económica del Gobierno. Esta misma semana, ha vuelto a desafiar a la vicepresidenta Nadia Calviño y para más inri en la prensa italiana; y este viernes ha obligado a la titular de Hacienda, María Jesús Montero, a poner al vicepresidente los puntos sobre las íes.

Este nuevo encontronazo ha tenido lugar en la comparecencia pública de Montero, Iglesias y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, para presentar el Ingreso Vital Mínimo. El vicepresidente ha vuelto a defender sus planes fiscales -el impuesto a los ricos de Podemos- y la titular de Hacienda ha tomado la palabra para dejar las cosas claras.

Iglesias había admitido que hay "debate" y "distintas propuestas" sobre los impuestos en el seno del Ejecutivo, algo que ve "sensato, saludable y lógico".

Y ha subrayado que el PSOE y Unidas Podemos firmaron un acuerdo de coalición en el que se compartía la necesidad de un sistema fiscal "más redistributivo" y abordar la brecha de 7 puntos de ingresos en términos de "justicia fiscal" respecto a Europa, que sitúa a España en "desventaja".

En este sentido, ha hecho hincapié en que hay que instaurar una fiscalidad que "permita cumplir mejor con la Constitución Española" y ha dicho ver "sensato y saludable en términos democráticos" y "lo lógico" que haya un debate interno sobre los impuestos. "Un Gobierno que no debate en una situación como esta no sería un Gobierno", ha advertido.

Pero en ese momento, la ministra y portavoz del Gobierno ha pedido la palabra para responder a la cuestión "como responsable del área fiscal", apuntando que en el Ejecutivo se está "de acuerdo" con el objetivo de que "aquellos que más tienen, más contribuyan" para conseguir un sistema fiscal "más progresivo y justo".

Para conseguirlo, Montero ha dicho que se puede llevar a cabo la revisión de figuras específicas ya existentes o la creación de nuevas, así como optar por una fórmula "híbrida" pero, en cualquier caso, "son cuestiones que para el área de Hacienda son instrumentales" porque "lo importante es conseguir el objetivo de superar el diferencial de recaudación con los países vecinos y que el sistema fiscal sea más progresivo".

En todo caso, ha afirmado que hay una "clara" hoja de ruta firmada en el acuerdo programático y plasmada en el proyecto presupuestario en el que venían los "raíles" más importantes sobre los que debe "pivotar" la reforma fiscal.

Entre otros, se proponía un tipo mínimo de 15% en Sociedades, un aumento del IRPF a las grandes rentas, un alza del 1% en Patrimonio o la equiparación de la gasolina y el diésel, entre otros. Vamos, ha venido a decir que la política fiscal no la diseña Pablo Iglesias.

Guerra en las redes

PSOE y Podemos han pugnado además este viernes en las redes sociales por atribuirse la autoría de la iniciativa del Ingreso Mínimo Vital.

Así, el PSOE ha recordado cómo Pedro Sánchez prometió en 2015, en el marco de la campaña a las elecciones generales de noviembre, poner en marcha esa medida en cuanto llegase a presidir el Gobierno.

A su vez, Podemos ha desplegado una fuerte campaña en redes sociales, con su habitual lema Sí se puede, con la que dirigentes y cargos públicos están celebrando la aprobación de la medida, pero también recordando que llevan defendiéndola desde que entraron en política hace seis años, y reivindicando el "trabajo" que, a su juicio, ha permitido que saliera adelante.

 

 

M.B
Comenta esta noticia