07 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias amenaza a Ayuso y Abascal con mandar a la extrema izquierda a sus casas

Escrache en casa de los Iglesias Montero.

Escrache en casa de los Iglesias Montero.

El vicepresidente segundo sugiere que igual que ahora las víctimas de los escraches son él, la ministra Montero y José Luis Ábalos, no tardando pueden serlo los políticos del PP y Vox.

Al doctor que recetaba jarabe democrático a los miembros del Gobierno de Mariano Rajoy le ha vuelto a salir aquella vena aun hoy que ocupa la Vicepresidencia Segunda del Gobierno de España.

Pablo Iglesias ha afirmado este martes en una entrevista en Al Rojo Vivo que los que hoy alientan los escraches a las puertas de su chalé en Galapagar o de la vivienda de José Luis Ábalos tienen muchas papeletas para acabar recibiendo la misma medicina.

Lo ha asegurado empleando ese tono amenazante de quien ha desarrollado su carrera política entre pásalos, escraches y rodeas el Congreso. Pero que ahora tiene un cargo institucional y tratamiento de excelentísimo señor.

En la entrevista en La Sexta, el también líder de Unidas Podemos incluso ha dado nombres: los de la presidenta de la Comunidad de Madrid y del presidente de Vox y su portavoz en el Congreso. Su mensaje ha sido claro: los podemitas pueden activar a la extrema izquierda cuando quieran.  

"El problema es que esto se puede generalizar y esto va a terminar ocurriéndole a otros líderes políticos. Hoy es gente de derechas manifestándose en la puerta de mi casa, mañana será gente de izquierdas manifestándose enfrente del apartamento de Ayuso o enfrente de la casa de los Espinosa de los Monteros o enfrente de la casa de Abascal", ha sostenido desde su despacho gubernamental.

E incluso ha recordado que los periodistas también son objetivo: "O incluso cualquier día la extrema derecha dirá que tú (dirigiéndose a Antonio García Ferreras) eres un periodista progubernamental y querrán ir a tu casa o a casa de otros periodistas" . Lo ha llamado "crispación".

 

Ni uno solo de los miembros de Podemos que en el pasado alentaban y hasta participaban en el acoso a dirigentes del PP ha defendido esta vez el derecho al hartazgo de los españoles, como sí hacían entonces con los llamados "indignados". 

De hecho, desde la semana pasada los socios de Pedro Sánchez insultan sistemáticamente a quienes se manifiestan en la calle contra los abusos del estado de alarma. Y este mismo martes el portavoz morado en el Congreso, Pablo Echenique, ha llamado "pijos maleducados y agresivos" a quienes un día antes acudieron a la casa del ministro de Transportes. 

Comenta esta noticia