26 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El recado de Carmen Calvo a Redondo e Iglesias para dirimir quién manda más

La vicepresidente del Gobierno irrumpe en el gran debate interno que recorre Moncloa: ¿Quién manda más junto a Sánchez? Y ésta es su respuesta.

¿Quién manda más en Moncloa? ¿Hay un pulso por el poder entre Carmen Calvo e Iván Redondo ya desde la pasada legislatura? ¿Qué papel juega Pablo Iglesias en ese "Juego de tronos"? Las tres preguntas flotan en el aire y el pulso entre Calvo y Redondo se da por hecho, sea cierto o una leyenda urbana.

Pero algo hay, sin duda, y las palabras de la vicepresidenta primera en una entrevista con El País ahondan en esa sensación. Con la sutileza que caracteriza este tipo de reflexiones, a Calvo hay que leerla entre líneas para encontrar una contundente aclaración al respecto. Pero lo hace, con extrema claridad en un tono displicente, dejando caer lo que quiere que se entienda.

Por ejemplo con Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del mismo Gobierno, a quien dedica unas palabras para demostrar quién está por encima y quién por debajo cuando el periodista le inquiere por su relación con el líder de Podemos y por la salud de la coalición con el PSOE:

"Por supuesto, yo me veo con el vicepresidente segundo [Pablo Iglesias]. En este corto periodo de tiempo ha estado un par de veces aquí en mi despacho bastante rato". Es él quien la visita a ella para consultarle o pedirle permiso, pues. Y para que no queden dudas, la número dos del Ejecutivo insiste en quién coordina a todos.

Calvo lanza una indirecta tremenda a Iván Redondo: "A mí me gustan la austeridad y la discreción"

"Hay un mecanismo tradicional de coordinación que es la comisión de subsecretarios, que presido yo, los jueves por la tarde. Ahí se ven los acuerdos que trae cada ministerio. Los ministros de Unidas Podemos han hecho una adaptación bastante rápida". Todos a sus órdenes, pues.

Más sutiles aún son sus indirectas hacia el todopoderoso Director del Gabinete de Presidencia, Iván Redondo, reforzado por Sánchez con un ramillete de atribuciones que hacen de sus competencias un poder en sí mismo superior, sobre el papel, al de cualquier ministro, Carmen Calvo incluida.

"Yo decido"

Pero ella saca galones sin ambages: "Presidencia es una cosa y el Ministerio de Presidencia, que llevo yo, es otra. Presidencia no tiene gestión; Vicepresidencia, sí. Yo me ocupo de la coordinación del Gobierno, preparo el Consejo de Ministros. En mis manos está decir lo que se para, lo que no veo claro, lo que tiene garantía jurídica. Cuando hay varios ministerios que discrepan, decido quién tiene la razón".

Una extraña confesión interna, por inusual, que evidencia la tensión entre ambos. Algo que queda claro con el reproche indirecto de Calvo a Redondo por la política informativa del Gobierno, ajena a sus competencias y con lagunas tan aparatosas como en el reciente discurso oficial por el caso Ábalos, plagado de contradicciones y versiones distintas.

 

Así responde cuando le preguntan de quién es responsabilidad todo ello: "De Presidencia, no de este ministerio. El presidente tiene un estatus diferente. Él tiene asesores, su gabinete, un staff. Ellos han reordenado sus esquemas de trabajo".

Y un último recado a Redondo, tan partidario de grandes despliegues y aparatosas campañas de marketing: "Yo me ocupo también de las relaciones con las Cortes, así que tengo una cierta transversalidad política en el sentido de lo que se lleva al Consejo de Ministros y de lo que se propone para el calendario legislativo. A mí me gustan la austeridad y la discreción".

 

Comenta esta noticia
Update CMP