27 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Francia rescatará a Renault siempre que se mantenga 100% “Francesa”

El gobierno de Macron condiciona el préstamo de 5.000 millones al fabricante de automoción a que éste mantenga dentro de sus fronteras las actividades de electrificación más punteras.

El Gobierno francés ha asegurado que, si Renault quiere acceder al préstamo de 5.000 millones que tiene previsto concederle, debe localizar en Francia "sus actividades tecnológicamente más avanzadas". El anuncio lo ha hecho el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, en una entrevista al diario "Le Figaro", en la que recuerda que todavía no ha firmado ese crédito para Renault.

Además, para acceder a esa ayuda Renault deben asumir compromisos para desarrollar vehículos eléctricos, respetar a sus proveedores en la actual situación y que las actividades más punteras las tengan en Francia. "Todas las ayudas que aportamos a las empresas tienen que orientarse en dos direcciones: la descarbonización de la economía francesa y la mejora de su competitividad", según el ministro que ha reaccionado así a la noticia de que el Grupo Renault se está planteando cerrar fábricas en Francia

El Estado francés es, junto a Nissan (con la que Renault tiene un alianza), el principal accionista, con un 15 % cada uno. El grupo del rombo presentará a finales de la semana próxima un plan de futuro, después de que lo haga el día 27 con las otras dos compañías que forman parte de su alianza, Nissan y Mitsubishi. En ese plan se espera que concrete un programa de ajuste que su consejera delegada interina, Christine Delbos, había anunciado en febrero, antes de que estallara la crisis del coronavirus, y que había cifrado en 2.000 millones de euros. Las instalaciones en España de la marca pueden verse muy afectadas.

El Gobierno galo asegura que Francia seguirá siendo el centro mundial de Renault

El primer ministro francés, Édouard Philippe, ha advertido de que su Gobierno será "intransigente" con el cierre de plantas en el país de la marca del rombo. "Seremos intransigentes en la preservación de las plantas de Francia. Es una empresa mundial pero su raíz francesa es evidente, y seremos exigentes sobre este punto", ha afirmado en declaraciones en el Senado.

Según el semanario "Le Canard Enchaîné", la dirección de Renault tiene previsto plantear el próximo día 28 de mayo el cierre de cuatro plantas en Francia, entre ellas la emblemática de Flins, dentro de su plan estratégico. Para Philippe "Francia será el centro mundial para Renault de ingeniería, investigación, innovación, desarrollo. Es un elemento precioso para preparar el futuro".

El jefe del Gobierno mostró su oposición en especial a la planta de Flins, "que supone algo importante para la empresa y que debe ser, dentro de lo posible, preservado, porque es importante que esté en Francia". El Grupo Renault ha informado de que en Flins quiere fabricar a partir de julio 1,5 millones de mascarillas para satisfacer sus necesidades y garantizar la salud y seguridad de sus empleados en todos sus sitios y redes de venta en Europa.

Philippe, que reconoció que Renault es una empresa global, aseguró que, sin embargo, debe tener "cierta responsabilidad a la hora de tener en cuenta las necesidades del país que le acoge y que, en cierta manera, le da vida". Renault puede desaparecer, los grandes constructores industriales pueden desaparecer”, subrayó Le Maire, que ha llegado a afirmar que “Renault se juega su supervivencia” desde las páginas de Le Figaro.

Comenta esta noticia