29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Periodista de El Mundo tumba el sentir general al negar que Nadal nos represente

Rafa Nadal.

Rafa Nadal.

Tras la flamante e histórica victoria del tenista español la inmensa mayoría de sus compatriotas repite una cantinela que se ha puesto de moda, pero Iñako Díaz-Guerra tiene "malas noticias".

Entre las cientos de columnas que este lunes poblaban las primeras ediciones de los diarios españoles (e internacionales) sobre la flamante victoria de Rafa Nadal, la de Iñako Díaz-Guerra en El Mundo parecía contradecir al resto, al menos en el titular: Rafa Nadal no nos representa.

Y es que el periodista comenzaba ironizando sobre todas esas expresiones "odiosas" que se ponen de moda y que cualquiera utiliza pervirtiendo la conversación solo por usar la "horterada del momento". Y entre ellas destaca el "Fulanito me representa", absurda frase en la que "nadie representa a más gente que Nadal", se queja: "Rafa nos representa", "ya te gustaría, alma de cántaro", responde sarcástico. 

Lo que viene a argumentar es que para que los demás nos sintamos mejor y pudiéramos equipararnos con él, lo que hemos hecho ha sido intentar humanizar al ídolo del tenis y, tal vez sin querer, hemos terminado menospreciando a un deportista histórico, tal como demostró este domingo con su 13º Roland Garros.

Lo que le molesta además es que siempre que Nadal se enfrentaba a algún otro grande de la raqueta la tendencia general era a decir que los otros tenían más talento pero el mallorquín "más huevos", argumento necesario para demostrar la "teoría del hombre común". Echando mano de símil con súperhéroes: "Con dinero todos podemos ser Batman pero jamás podremos ser Superman". 

 

 

 

 

Todo para que el pueblo se sintiera más cerca de Rafa, para que nos representara: Si es normal puede ser como el común de los mortales. Si tiene súperpoderes, no. 

Pero para el periodista esto es "un insulto para el mejor deportista de la historia y el mejor tenista de siempre".

De hecho, aunque los defensores del Rafa, me representa no lo supieran Díaz-Guerra sostiene que los que lo tenían bien claro eran sus contricantes y de ahí que sus momentos favoritos de la carrera de Nadal fueran instantes en los que "rompe por dentro a su enemigo" y casi se puede ver cómo "la alegría abandona su cuerpo".

Y aquí alcanza la conclusión a la que quiere llegar durante toda la columna, que Rafa no nos representa en absoluto porque no puede estar ya más lejos de ser normal. Aunque también añade que tampoco hace falta que nunca seamos como él en nada. Para qué, si ya le tenemos al original.

Comenta esta noticia