22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Salen a la luz las mentiras de Podemos sobre las sicavs sólo para ganar votos

El partido morado de Pablo Iglesias no pasa precisamente por su mejor momento en valoración y popularidad y es que poco a poco sus mentiras sólo para triunfar en las urnas se están cayendo.

No se puede decir ni mucho menos que Podemos esté atravesando por su mejor momento de popularidad. Poco a poco van saliendo a la luz sus "mentiras" y esto está haciendo polvo su imagen entre el electorado y machacando su valoración en las encuestas.

Sin ir más lejos, este miércoles Juan Ramón Rallo deja al descubierto en El Confidencial la demagogia de Podemos con las sicavs y su propuesta de eliminarlas solo para ganar votos.

Según desgrana detalladamente el economista "atendiendo incluso a las propias estimaciones de Podemos, eliminar las sicavs ni habría servido entonces para prescindir de los recortes ni, tampoco, sirve verdaderamente ahora para disparar el gasto. ¿Por qué entonces Podemos sigue sacándolas a la palestra siempre que tiene ocasión?".

Tal como concluye, "desde luego, no por razones recaudatorias, sino eminentemente propagandísticas. Es decir, por puro populismo. El discurso antisicav servía para galvanizar a los 'perdedores de la crisis' contra los presuntos 'ganadores de la crisis': se trataba de movilizar el resentimiento, fundado o infundado, contra 'los ricos' para convertirlo en votos que auparan a Podemos al poder. La campaña contra las sicavs no proporcionaba ninguna solución real a los auténticos problemas que padecían los ciudadanos o los propios votantes de Podemos: solo era otra forma de engañarlos discursivamente para capturar su apoyo electoral". 

Así, argumenta "a la vista del misérrimo impacto presupuestario que, incluso de acuerdo con Podemos, supondría la eliminación de las sicavs, acaso quiera reescribirse la historia replicando que la batalla contra estas sociedades de inversión colectiva jamás estuvo motivada por razones recaudatorias, sino que se trató simplemente de una 'lucha por la dignidad': a saber, que aunque se recaude poco, las sicavs debían ser eliminadas por constituir un inaceptable privilegio fiscal para los ricos".

Pero el mismo Rallo desmonta tal teoría: "En realidad, nunca fue así. El propio Pablo Iglesias declaró solemnemente: “Que existan las sicavs tiene una traducción muy clara: se cierran hospitales, se cierran escuelas, disminuyen los subsidios de paro”. Pero imaginemos que hubiese sido así: es decir, imaginemos que Podemos jamás hubiese tratado de engañar a sus votantes con expectativas infladísimas a propósito de los efectos recaudatorios de la desaparición de las sicavs; imaginemos, pues, que todo su argumentario hubiese girado en torno al restablecimiento de la dignidad tributaria. Incluso en tal caso, habría sido una dignidad tributaria pésimamente entendida".

Y es que "a la postre, las sicavs son una institución de inversión colectiva que disfruta del mismo régimen fiscal que los fondos de inversión que puede contratar cualquier pequeño ahorrador español". A saber, "los ricos no cuentan con un régimen fiscal privilegiado distinto de aquel al que puede recurrir el resto de la ciudadanía española: cuentan con el mismo régimen que los fondos de inversión al alcance de todos los ahorradores españoles". Y es que "la excepcionalidad de las sicavs no reside en su fiscalidad, sino en la autonomía gestora que proporcionan al inversor que las constituye".

Por eso, "si Podemos se hubiese preocupado de verdad por acabar con los privilegios de las sicavs, se habría limitado a proponer que tal vehículo financiero pasase a estar disponible para todos los españoles. De esta manera, el ahorro autogestionado de los españoles no habría sido vilmente perseguido por el fisco, sino salvaguardado de sus garras para poder ser reinvertido en la economía española".

Sin embargo, "Podemos jamás propuso nada parecido, porque su propósito era recurrir al populismo más simplón, antieconómico y antisocial para ganar las elecciones. Finalmente, fracasaron en su desmedida ambición: Podemos no pudo, ni siquiera unido con Izquierda Unida. Pero muchas de las heridas de su extrema demagogia económica siguen por desgracia muy abiertas. También alrededor de las sicavs". 

Comenta esta noticia
Update CMP