16 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La última filtración sobre el asesino de Orlando pone los pelos de punta

Poco a poco van trascendiendo detalles íntimos de la vida personal del autor de la matanza homófoba en un club gay de Estados Unidos que ha reivindicado Estado Islámico.

El responsable de la matanza de 49 personas en la discoteca Pulse de Orlando este domingo visitó en abril el complejo de parques temáticos de Walt Disney World, ubicado muy cerca de Orlando, para estudiar las posibilidades de perpetrar allí un atentado, según informó en su edición digital la revista People, que se basa en declaraciones filtradas de la exmujer de Mateen, Noor Zahi Salman.

Salman habría revelado durante un interrogatorio con agentes federales el mismo domingo que Mateen recientemente "exploró Downtown Disney y Pulse para (posibles) ataques". Downtown Disney es un centro comercial rebautizado como Disney Springs en 2015 y que se encuentra en el complejo Walt Dinsey World de Bay Lake, en Florida.

Los cuatro grandes parques temáticos de Disney en Florida --Magic Kingdom, Hollywood Studios, Animal Kingdom y Epcot-- cuentan con arcos detectores de metales o registro de equipajes y mochilas desde 2015, pero Disney Springs no tiene estas medidas de seguridad.

People informa además de que Mateen publicó el mismo domingo, poco antes de la matanza, un mensaje en la red social Facebook en el que jura fidelidad al líder del Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi: "Que Alá me acepte".

Horas antes la exmujer de Omar Mateen aseguró que su exmarido no era una "persona estable" y que le golpeaba".

"Simplemente venía a casa y empezaba a pegarme porque la colada no estaba terminada, o por cosas así", afirmó la exesposa de Mateen al diario estadounidense The Washington Post. Asegura que conoció a Mateen en un servicio de citas a través de Internet y que finalmente aceptó trasladarse a Florida para vivir con él. Aunque en un principio se dijo que se casaron en marzo de 2009 y que se divorciaron dos años después. Otros medios aseguran que apenas estuvieron juntos cuatro meses. "Corté de raíz con él, he bloqueado absolutamente todo", explicó, según L.A. Times, antes de añadir que ella misma cree que Mateen estaba "mentalmente enfermo" y que probablemente esto haya tenido más que ver que sus creencias religiosas con el tiroteo del domingo, que se saldó con al menos 50 muertos y más de medio centenar de heridos.

"Parecía una persona normal", explicó su ex. De hecho, aseguró que durante su matrimonio, el que entonces era su marido no era muy devoto y que prefería pasar su tiempo libre trabajando o yendo al gimnasio, pero que en ningún momento había mostrado signos de estar influido por el Islam radical.

"Era una persona muy privada", añadió la mujer. Mateen habría tenido un hijo con otra mujer después de separarse, y ésta parece que también lo dejó, aunque el diario no ha podido conseguir ningún comentario al respecto.

Si bien su exesposa asegura que durante su matrimonio no había indicios de su posible vinculación con una rama extremista de la religión, uno de sus amigos asegura que se convirtió en una persona mucho más religiosa tras su divorcio, y que incluso había peregrinado a Arabia Saudí.

"Era bastante religioso", asegura este amigo, que prefiere mantenerse bajo el anonimato. "Ahora bien, si Mateen tenía simpatía por Estado Islámico u otro grupo terrorista, nunca lo había mencionado", señaló.

Durante varios años, Mateen habría asistido con regularidad al Centro Islámico de Fort Pierce, donde residía, e incluso había estado allí dos días atrás, según confirmó el imam Shafiq Rahmán.

"Era el más tranquilo, nunca hablaba con nadie", señaló el imam. "Solía venir, rezar y marcharse. No había ningún signo de que pudiera hacer algo violento", añade Rahmán. No obstante, uno de los hijos del imam, de 20 años, asegura que sí era una persona agresiva.

Quería ser agente de policía

Otro de los datos que han trascendido en las últimas horas es que Mateen quería ser agente de la Policía, según su exmujer. Sitora Yusufiy aseguró que en el pasado, Mateen había trabajado como agente correccional en un centro de delincuentes juveniles y que había presentado una solicitud para entrar en la Academia de Policía, según declaraciones recogidas por el diario estadounidense Los Angeles Times.

Apoyando la versión de la exmujer del asesino de Orlando un excompañero de trabajo aseguró que presentó quejas a su empresa sobre Mateen, porque era "peligroso".

Daniel Gilroy, que trabajó como agente de seguridad con él durante un año, desveló que el autor del tiroteo de Orlando insultaba a menudo a los afroamericanos, a los gais y a las mujeres.

"Me quejé muchas veces de que era peligroso, de que no le gustaban los negros, las mujeres, las lesbianas y los judíos", afirmó Gilroy, quien añade que había llegado a amenazar a estos colectivos delante de él.

Su excompañero asegura que en una ocasión cuando vio a un afroamericano conduciendo por delante de él, Mateen dijo en voz alta que deseaba poder matar a todos los negros, utilizando un término peyorativo para referirse a ellos.

"Ya conocen a los fanáticos", relató Gilroy. "Pero él estaba más allá de eso. Estaba siempre enfadado, sudando, siempre enfadado con el mundo", añadió.

Ex agente en Fort Pierce, describió a Mateen --de quien asegura que siempre hablaba de su padre pero que nunca había mencionado sus raíces afganas-- como un hombre "desquiciado" e "inestable".

Según Gilroy, dejó su trabajo de agente de seguridad después de que Mateen comenzara a acosarle, llegando a enviarle de 20 a 30 mensajes de texto al teléfono móvil cada día y más de una decena de mensajes de voz, y asegura que la compañía, G4S, nunca intervino. "Lo vi venir", añadió.

 

Comenta esta noticia
Update CMP