Las 4 razones de la devastadora crisis económica que se nos viene encima

¿Por qué las cifras de este mes de agosto de 2018 vuelven a ser preocupantes con respecto al desempleo? Es el incremento más alto desde 2011… ¿Se trata sólo de algo temporal? ¿O es realmente el principio de algo más importante y doloroso?

En realidad la crisis económica que nos viene es tremendamente devastadora. De hecho, ya ha explotado pero sus efectos aún no se notan en la población española.- Expliquemos en 4 conceptos exactamente por qué se produce.

La crisis económica que viene de aquí a final del año 2018, y que sufriremos ampliamente en 2019, se basa en realidad en el conjunto de 4 crisis simultáneas, y es debido a esto por lo que será tan devastadora.

CRISIS Nº 1 – EXPLOSIÓN DE LA BURBUJA INMOBILIARIA

La construcción NUNCA puede ser el pilar de ninguna economía. La razón es muy simple: si construimos más pisos de los que se pueden demandar (como es nuestro caso), debido a que no se destruyen no hay más remedio que parar, y parar de golpe.

Durante los 3 últimos años, los bancos han estado prestando de nuevo dinero a las constructoras, y las constructoras construyendo fincas de viviendas, que pensaban que podrían vender… Por otro lado, la cadena de suministro del sector auxiliar de la construcción ha generado así mismo la mayoría de los puestos de trabajo

Puesto que los pisos no se están vendiendo como era esperado, precisamente porque justo en estos momentos es cuando las constructoras no están recibiendo los ingresos que necesitan para seguir afrontando los préstamos bancarios, la construcción y toda la industria auxiliar se parará repentinamente, y los bancos se dedicarán a embargar a todas las empresas y todos sus empleados, a los que por cierto les han estado también dando préstamos para comprar coches nuevos, etc.

Esta situación implicará que el año que viene aumentará el paro en aproximadamente 1 millón de personas…

CRISIS Nº 2 – EL EFECTO TRUMP SOBRE CHINA, E INDIRECTAMENTE SOBRE ALEMANIA

Donald Trump se ha cansado ya de que Estados Unidos sea el país más endeudado del planeta, y quiere a sus propias fábricas de vuelta en su país.

La mayor parte de las fábricas norteamericanas se encuentran en países con mano de obra explotada y esclavizada, básicamente China y México pero sobre todo China. Para forzar a sus propias fábricas a fabricar dentro de Estados Unidos está imponiendo aranceles a todo aquél que fabrique en China y quiera vender en Estados Unidos. Esto implica que cualquier fábrica norteamericana se va a replantear cambiar de lugar la planta de fabricación, pues le va a resultar más caro fabricar en China y vender en Estados Unidos que directamente fabricar en Estados Unidos. En caso de que no desmonte la fábrica, aparecerán competidores norteamericanos que fabricarán internamente de todas formas.

¿Qué implica esto sobre la economía china? Hemos de saber que China exporta un 60% de su producción a Estados Unidos. Esto significa que las ventas del 60% de la producción de China van a caer, lo cual implica que la mayor parte de las empresas van a parar de invertir en capacidad de producción –maquinaria industrial– y los millonarios chinos dueños de esas empresas van a retrasar el cambio de sus cochazos –normalmente Mercedes, BMW, Audi…-.

Y diremos, ¿y cómo nos afecta eso a nosotros? De la siguiente manera: Alemania exporta a China maquinaria de fabricación y coches de lujo. De hecho, es la única economía con la balanza comercial favorable frente a China, precisamente por estos dos sectores. El efecto Trump sobre China implica que caerán las exportaciones de Alemania, y por tanto el motor de Europa se resentirá. Son precisamente los alemanes, junto con el resto de centroeuropeos los que nos compran los coches que exportamos de las fábricas de automóviles, y los que vienen a las playas españolas haciendo turismo.

Como conclusión, caerá la facturación del sector automóvil y del sector turístico español, que son los sectores principales de nuestra economía. Es importante resaltar que España es el segundo país de Europa en fabricación de vehículos automóviles, justo por detrás de Alemania. El resto de sectores son consecuencia del desarrollo de estos dos: alimentación y servicios a los ciudadanos del país.

CRISIS Nº 3 – EL DESMANTELAMIENTO DE LOS SECTORES PRINCIPALES DE NUESTRA ECONOMÍA

Paralelamente a los 2 primeros factores de crisis recién comentados, quiero añadir el problema estructural de los 2 sectores principales de nuestra economía, cuya producción caerá adicionalmente debido a un factor diferente al efecto Trump.

Asia está siendo mucho más atractiva que Europa en estos momentos a la hora de fabricar vehículos automóviles. España, que abrió sus puertas a las multinacionales al llegar la democracia, estaba considerada entonces la China de Europa: éramos mano de obra de bajo coste. Actualmente, y debido al incremento de demanda en Asia y al estancamiento de Europa, las fábricas de automóviles se encuentran con falta de capacidad de producción en Asia y sobrecapacidad instalada en Europa, y con un gap salarial muy importante, por lo que fabricar en Asia les resulta tremendamente atractivo.

Fábricas españolas como Ford Motor Company están comenzando a trasladar modelos a Asia, Peugeot en Madrid cerrará en breve debido a la duplicidad de fábricas al comprar a Opel, y no sabemos qué pasará con el resto pero seguramente seguirán un camino similar. Preparémonos por tanto a comenzar a dejar de fabricar vehículos en España…

Por otro lado, el turismo también está comenzando a caer por la misma razón por la que lo hizo hace ya unos años… El Estado Islámico está siendo mucho más controlado por los países del norte de África, y por tanto visitarlos comienza a ser ya mucho menos peligroso. Esto implica que los extranjeros que se quedaron en España “protegidos”, y que incrementaron los ingresos de nuestro turismo, están volviendo de nuevo a visitar Marruecos, Túnez, Egipto, Turquía… Y todo esto llevará en breve a que la demanda de nuestro sector turístico caiga aún más.

CRISIS Nº 4 – EL EFECTO SOBRE EL CONSUMO INTERNO Y LAS POLÍTICAS SE SUBIDA DE IMPUESTOS

La explosión de la burbuja inmobiliaria, el efecto Trump sobre nuestros sectores de Automóvil y Turismo, y el desmantelamiento adicional de estos sectores desde un punto de vista estructural –tal y como he comentado– nos llevará en España en breve a una caída radical del consumo debido al gran incremento de pérdidas de puestos de trabajo. La caída del consumo afectará al sector alimentación, pero sobre todo a los servicios (bares, restaurantes, ocio en general) y a las compras en tiendas, y por tanto de muchos puestos de trabajo en el sector de la distribución.

Todo esto implica que en breve tendremos un paro descomunal, difícilmente reversible, debido a la gran caída del empleo que llevará a una caída en barrena del consumo y del empleo de nuevo, en un claro efecto multiplicador.

Es importante recalcar que en un contexto de este estilo, las medidas de incremento de los impuestos propuestas actualmente en el entorno político dan “la puntilla” a la caída del consumo interno, que lleva a la abismal caída del empleo. Incrementar por ejemplo los impuestos sobre el combustible diésel lleva directamente a un incremento directo de los costes de transporte, lo cual implica subida de los precios de todos los productos y servicios en España. Esta subida de precios se reflejará en que las familias puedan consumir menos –porque los sueldos no suben– y por tanto al consumir menos habrá que despedir incluso más gente en las empresas.

Es importante hacer saber al lector –y a la sociedad a través de este medio– que el cierre de empresas y la caída del empleo repercuten directamente en la caída de ingresos del Estado, por mucho que trate de subir los impuestos en valor porcentual. Esto implicará además que afectaremos al déficit y a la imposibilidad de afrontar el endeudamiento de nuestra economía, que se encuentra actualmente –antes de la brutal crisis que se nos avecina– por encima del 100% de nuestro PIB, cuando la Unión Europea exige para cualquier país de la Unión un endeudamiento máximo del 60%...

¿Creéis que estamos preparados para todo esto? La solución en mi libro “La Revolución Industrial Oculta”.

Gerardo Ibáñez

Socio director – HARMONY Consulting

Director, MBA Industrial – FLORIDA Universitaria

 

Comenta esta noticia
Update CMP