Ximo Puig y las "dificultades en el entorno" para justificar revertir hospitales

El presidente de la Generalitat introduce un nuevo argumento en la política de reversiones hospitalarias del Consell.

El presidente de la Generalitat ha marcado un nuevo concepto ("impacto económico") y una línea divisoria respecto a la reversión de los hospitales, de gestión privada, a la sanidad pública. Durante un desayuno de trabajo en Madrid, y teniendo como testigo a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, Ximo Puig, solo se refirió al hospital de Dénia y no al de Torrevieja.

Después de destacar Puig que "el sistema público de salud es un gran sistema" y que "estamos orgullosos de la labor de los trabajadores de la sanidad", ha señalado que "queremos garantizar la universalidad en la atención y que ante una enfermedad todos puedan ser atendidos".

Acto seguido ha entrado en el meollo de la cuestión, o, como mínimo, lo ha circunvalado. Respecto al retorno al sistema público del hospital de Dénia ha respondido, sin citarlo directamente, que "hay un hospital con una dificultad en el entorno". Ante esta coyuntura ha apuntado que se revertirá  "rápidamente teniendo en cuenta la seguridad jurídica" y que "estamos buscando el menor impacto económico". Por tanto, Puig ha esbozado un nuevo argumento para respaldar la política de reversiones hospitalarias del Consell, la de la "dificultad en el entorno". 

Aunque la pregunta fue genérica, Puig no aludió al centro de Torrevieja que, según su consellera, en octubre de 2021, cuando venza la concesión, tendrá el mismo futuro que el de Alzira. La diferencia respecto a de Dénia podría encontrarse en la oposición ciudadana y el rechazo del Ayuntamiento de Torrevieja al cambio en la gestión. Se supone que este año  el Consell debe notificar si concede una prórroga de un año a Ribera Salud para seguir con la gestión del hospital o, por el contrario, mantiene los plazos.

Varios de los asistentes al concluir el desayuno informativo expresaron su perplejidad por las palabras del jefe del Consell al considerar que "parece raro que se diga en un sitio que tiene problemas con el entorno y que en Torrevieja no se aplique ese criterio cuando la población y su alcalde han expresado su voluntad de que lo que funcione no se toque y que no quiere ni un Orihuela (que presenta muchos problemas) ni un Alzira, cuya reversión ha sido un fiasco".

Comenta esta noticia
Update CMP