11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias está fuera de control y ya señala periodistas desde el atril de Moncloa

Iglesias, este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Iglesias, este martes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Este lunes Sánchez se negó a reconvenir en público a su vicepresidente por su campaña contra la prensa. Y 24 horas después, este ha dado un paso más allá en su deriva.

Pablo Iglesias no rectifica en su estrategia de acoso y señalamiento de periodistas. Más aún, este martes, se ha atrevido a lanzar nuevas descalificaciones contra varios informadores con nombres y apellidos, y lo ha hecho desde uno de los lugares más simbólicos de La Moncloa, la mesa de la sala de prensa y en la habitual comparecencia tras el Consejo de Ministros.

Además, después de que Pedro Sánchez evitara este lunes afearle su impropia conducta, Iglesias se ha envalentonado en su campaña contra la prensa delante de otros tres ministros del PSOE; la portavoz, María Jesús Montero; el de Transportes y número tres de los socialistas, José Luis Ábalos; y el de Justicia, Juan Carlos Campo. Ninguno de ellos le ha recriminado al vicepresidente su actitud claramente reprobable.

Pero acorralado por las revelaciones diarias sobre el caso Dina, Iglesias, ha defendido que en las democracias avanzadas hay que "naturalizar" que "cualquiera que tenga presencia pública o cualquiera que tenga responsabilidades en una empresa de comunicación o en política" están sometidos "tanto a la crítica como la insulto en las redes sociales".

"Creo que la crítica es una cosa normal y propia de las democracias e incluso las cosas desagradables que vemos en las redes sociales y que no nos gustan a nadie también son normales. Y yo no sería partidario de que es se pudiera perseguir", ha afirmado.

Iglesias se ha pronunciado así al ser preguntado en concreto sobre si no considera que su formación ha llevado a cabo un señalamiento contra el periodista Vicente Vallés. "Le tengo que decir que he leído cosas en las redes que no comparto y no me han gustado. Le han dicho de todo", ha comenzado su explicación.

 

 

Eso sí, a continuación ha defendido que, aunque no comparta algunas de las cosas que se han dicho sobre el presentador, "hay que naturalizar que en una democracia avanzada, cualquiera que tenga presencia pública o cualquiera que tenga responsabilidad en una empresa de comunicación o en la política, lógicamente están sometidos tanto a la crítica como al insulto en las redes". Junto a Vallés, ha llegado a señalar desde La Moncloa a Eduardo Inda, Javier Negre y Esteban Urrieztieta.

Asimismo, Iglesias ha defendido que todos los poderes del Estado, incluido el "poder mediático", deben ser objeto de crítica, al ser preguntados por las críticas que estos días ha lanzado Unidas Podemos y el propio vicepresidente segundo contra algunos periodistas por contribuir, a su juicio, a la estrategia de las llamadas "cloacas" del Estado para sacarles del Gobierno de coalición.

En su opinión, "todos los poderes que configuran la estructura compleja de los sistemas democráticos tienen que ser objeto de la crítica", tanto el poder legislativo, como el ejecutivo y también el cuarto poder. "Eso forma parte de la normalidad", ha defendido.

Lo más paradójico es que el vicepresidente ha querido distinguir entre sus señalamientos a los informadores con otros que él atribuye a otras fuerzas políticas. "Otra cosa distinta", ha explicado, son "los señalamientos" contra periodistas concretos, entre los que ha puesto de ejemplo algunos llevados a cabo, a su juicio, por dirigentes de Vox o del PP.

Mientras, la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, si ha querido reivindicar el papel de los medios de comunicación como "vertebradores de la democracia", sin hacer referencia al derecho a criticarlos, al ser preguntada en la misma rueda de prensa sobre si comparte la visión de Iglesia y sus socios de coalición de Unidas Podemos sobre este asunto.

A este respecto, Montero ha destacado que "no hay duda" de que el Gobierno cree "en el importante papel de los medios de comunicación", como "vertebradores de la democracia".

Comenta esta noticia