04 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La cena para VIPs previa al homenaje a las víctimas dura más que el homenaje

Pedro Sánchez este miércoles junto al primer ministro de Suecia.

Pedro Sánchez este miércoles junto al primer ministro de Suecia.

Sánchez agasaja este miércoles en La Moncloa a las personalidades extranjeras que han venido a España para estar en la ceremonia laica de este jueves en el Palacio Real, sobria y exprés.

Desde un principio se empeñó Pedro Sánchez en convertir la ceremonia laica en recuerdo a las víctimas del coronavirus en un acto con personalidades internacionales; como si España no tuviera ya bastante con ser uno de los países con el índice de letalidad mayor del mundo. 

Y para agradecerles su presencia, el presidente del Gobierno decidió darse y darles un homenaje en La Moncloa antes del homenaje de este jueves en la plaza de la Armería del Palacio. 

Sánchez agasaja este miércoles por la noche a sus invitados VIP con una cena ofrecida en el palacio presidencial a cargo de los hermanos Sandoval, Rafael, Diego y Mario, propietarios del restaurante Coque, que cuenta en su haber con dos estrellas Michelín.

A la velada acuden la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y el Alto Representante de la UE para la Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell.

También los máximos representantes de instituciones internacionales como el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg; el presidente de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, que tiene su sede en Madrid.

Lo más llamativo es que la cena se prolongará, a buen seguro, más de lo que lo hará el acto de este jueves por la mañana, que durará solo 30 minutos. El mismo estará presidido por los Reyes y contará con la presencia del Gobierno al completo y de, en principio, todos los presidentes regionales. Además estarán los expresidentes del Ejecutivo, salvo Felipe González, que ha alegado problemas de agenda.

Su ausencia se sumará a la de Vox, que hace semanas anunció que no participaría en un acto a mayor gloria de Sánchez y cuando los españoles no conocen aún la cifra real de muertos a los que lloran (oficiosamente se estima que son en torno a 45.000).

Será una ceremonia sobria, con únicamente tres intervenciones a cargo del hermano de un fallecido, una enfermera y el propio Felipe VI. Al contrario de lo que ocurrió con el funeral organizado en La Almudena por la Conferencia Episcopal, esta vez TVE sí retransmitirá el homenaje en directo, en un especial conducido por la periodista Ana Blanco

Comenta esta noticia