26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las ciudades españolas que ya están apostando por la bici

De las pocas buenas que ha dejado el confinamiento está el hecho de que las ciudades se tengan que reinventar para acoger e integrar a los nuevos ciclistas. Varias ciudades españoles están tomando la delantera.

Ha tenido que llegar una pandemia mundial para que nos lo tomemos en serio, pero a día de hoy es imparable. Las ciudades se están reinventando para acoger e integrar a los nuevos ciclistas que se han elegido a la bici como medio de transporte en la nueva normalidad.

Y en algunos lugares se lo están tomando muy en serio. En Lisboa se van a instalar 100 kilómetros de carril-bici y se van a retirar 7.000 aparcamientos, pero es que en París las cifras impresionan: se van a eliminar 60.000 plazas de parking (un 72% de los existentes en exterior).

París se va a convertir en una ciudad sin coches, como ya lo son, en cierta medida, Copenhague, Ámsterdam o Berlín, lugares donde el número de bicis supera con creces al de vehículos motorizados. Y España, aunque se incorpore tarde, no es ajena a esta tendencia. Algunas ciudades e instituciones españolas han empezado ya a moverse anunciando la creación de nuevos carriles bicis o subvenciones para la compra de bicicleta y para aquellos que elijan la bici como forma de llegar al trabajo. Estas son algunas de las pioneras.

Valencia

La ciudad de Valencia ya es un referente en el uso de la bicicleta urbana. Cuenta con 160 kilómetros de carril bici y un centro histórico pacificado donde los coches solo pueden ir a 30 km/hora. Pero si por algo ha destacado tras la pandemia es por ser la primera comunidad autónoma donde se pueden recibir subvenciones por comprar una bicicleta.

Además, hay otra propuesta sobre la mesa para bonificar a aquellas personas que acudan en bici al trabajo con hasta 360 euros anuales, además de deducciones para la reparación de bicicletas y la compra de bicis de segunda mano. Un ambicioso plan que, de consumarse, situaría a la ciudad del Turia en cabeza de la movilidad ciclista española.

Valladolid

La ciudad castellana ha presentado un proyecto al que llama ‘Valladolid Central’: 25.000 metros cuadrados de calles peatonales y 20 nuevos kilómetros de carril bici. A esto se sumarán 6 actuaciones con carácter permanente para mejorar la interconexión con los que ya existen.

Zaragoza

La capital maña contará próximamente con 80 kilómetros más de vías ciclables mediante la pacificación (limitadas a 30 km/h) del carril derecho de 50 calles, en el que ahora tendrán prioridad las bicicletas. Además, se van a duplicar los estacionamientos en calzada para motos, bicis y patinetes.

Las Palmas

La urbe canaria habilitará dos nuevos kilómetros nuevos carriles bici y ampliará en 12,5 las zonas 30, aquellas áreas en las que el peatón tiene prioridad de paso en cualquier punto de la calzada y en las que los vehículos no pueden circular a más de 30 kilómetros por hora. El objetivo: potenciar la movilidad peatonal y en bicicleta.

Logroño

La capital riojana ha presentado el plan ‘Logroño Ciudades Abiertas’, inspirado en el modelo que transformó Nueva York entre los años 2007 y 2013.

La idea es intervenir la ciudad sin costosas obras de infraestructura, con el fin de probar mejoras del espacio público para los peatones, las bicicletas y el transporte público. Para ello, el consistorio aplicará elementos de separación y pintura, y precederá luego a su ajuste posterior gracias a la experiencia de su utilización por parte de la ciudadanía.

Avilés

La ciudad asturiana  reducirá la velocidad en varios carriles del casco urbano para facilitar la convivencia entre automóviles y bicicletas. Se implantarán en las calles con dos carriles en el sentido de la marcha. Con la velocidad máxima a 30, se facilitará que el carril ubicado más a la derecha sea utilizado por los ciclistas.

Asimismo se limitará a 30 km/h en aquellas calles de un único sentido de circulación comprendidas en la almendra central de Avilés.

Barcelona

La ciudad condal ha habilitado 21 kilómetros de carriles bici desde que comenzó el desconfinamiento, a los que añadirá 8 nuevos en otoño.  

Uno de ellos recorrerá casi toda la calle Aragón, la más transitada de la ciudad y hasta ahora convertida en objeto de las quejas de ciclistas y peatones del barrio del Eixample. El carril, ubicado entre la calle Tarragona y la Meridiana, será unidireccional y tendrá 4,8 kilómetros.

Madrid

Madrid habilitará este mes de julio una red de carriles bici provisionales para favorecer los desplazamientos en bicicleta. Aunque en un primer momento el consistorio rechazó esta posibilidad y mantuvo su apuesta por los definitivos, la nueva movilidad surgida de la pandemia ha cambiado sus planes y los nuevos serán ejecutados con pintura en los próximos días.

La ciudad también ha aumentado el número de estaciones de BiciMad –el servicio público de bicicletas- y ha autorizado la llegada de operadores privados con 4.800 nuevas bicicletas de alquiler.

Por su parte, la Comunidad de Madrid ha anunciado que subvencionará la compra de vehículos eléctricos con cantidades que pueden llegar hasta el 50% de su precio, y que en el caso de la bici pueden ser de hasta 500 euros.

Comenta esta noticia