Un ex del PSOE y otro del PP intentan quitarle la silla al líder de Cs en Elche

El portavoz municipal de Ciudadanos Elche, David Caballero.

El portavoz municipal de Ciudadanos Elche, David Caballero.

Fernando Redondo era un futbolista argentino que militó en el Tenerife y en el Real Madrid, entre otros tantos conjuntos, cuya calidad y elegancia en el terreno de juego, eran innegables. Hombre de equipo, con una gran visión de juego y astucia  –todavía se recuerda ese tacón maravilloso contra el Manchester United en Old Trafford,  "el Teatro de los Sueños"-, atesoraba entre sus virtudes, un excelente juego de codos, que hacía casi imposible quitarle el balón sin que el contrario se llevara una sorpresa desagradable en forma de golpe. A veces le pitaban falta, o le sacaban tarjeta, pero casi nunca perdía la pelota. Supongo que hay cualidades con las que se nace, pero en ocasiones, como las que nos ocupan en este artículo, son necesarias aprender a todo correr si no se ha nacido con ese don.

Porque si trasladamos el fútbol al tablero de la política, hay un hombre, el líder de Ciudadanos en Elche, David Caballero, que intenta enseñar los codos para evitar que le “roben” la cartera, después de haber hecho un trabajo constructivo y eficaz en esta legislatura que ya se agota. Y lo intenta hacer de la forma más limpia, sin cometer falta, aunque en ocasiones, como le pasaba a Redondo, no hay más remedio que elevar esos brazos para que el contrario no pase. Esa asignatura la tiene pendiente, pero seguro que la está aprendiendo rápidamente.

Otra vez se repite la misma cantinela. Las ocurrencias de alguno, de esos que no saben lo que es ganarse la vida fuera de la vida pública, intentan quitarle la silla a un político, el de la formación naranja, que ha sabido maniobrar para imponer a un minoritario tripartito una gran parte de sus propuestas, que benefician a los vecinos de Elche, no sólo a los de izquierda o derecha: un ejemplo, la bajada de impuestos contra la voluntad del equipo de gobierno. 

Además, Caballero mantiene todos los canales abiertos para un posible pacto de gobierno tanto con el PSOE como con el PP, y sólo excluye a Compromís, porque sabe que hay barreras que no pueden rebasar. Encima es disciplinado y leal, conducta que en política se castiga a veces con el olvido, lo peor que puede pasarte.

Caballero mantiene todos los canales abiertos para un posible pacto de gobierno tanto con el PSOE como con el PP, y sólo excluye a Compromís

Después del trabajo de más de tres años, tras resistir en plaza y aprender el noble arte de la política municipal, alguien en el partido a nivel regional se le ha encendido la bombilla y quiere cambiarlo por otro perfil. El primer nombre en salir a la palestra fue el de Daniel MacEvoy. El ex edil de Educación con el PP cuenta entre sus méritos, haber hecho la vida imposible a Mercedes Alonso cuando era alcaldesa. Luego, más tarde, una vez “apartada” la actual diputada provincial de la senda del poder, se echó en manos de Pablo Ruz, el presidente local y hombre fuerte de Pablo Casado. Cuando vio que no conseguía sus propósitos, no hay que confundir la ambición con la codicia, le dejó plantado para “huir” a Ciudadanos, dando la impresión de que a la formación naranja le gusta acoger a los “cabreados” de otras siglas, sobre todo si provienen del Partido Popular.

Pero hay otro nombre que suena entre los mentideros políticos de Elche, Emilio Rodríguez. Después de más de dos décadas en el PSOE, el exsecretario comarcal de Relaciones Políticas en el Baix Vinalopó decidió dar un giro que lo llevó en 2017 a las filas de Ciudadanos. Su llamada tercera vía fue una clara declaración de hostilidades contra el exalcalde Alejandro Soler y el propio Carlos González, aunque el gato al agua se lo llevaría Antonio Rodes, en su intento de recomponer el PSOE ilicitano.

Esa fue su carta de presentación de cara a integrarse en Cs, que según militantes de peso, no puede y no debe componerse de personas que llegan a sus filas no para trabajar por un programa concreto, sino para utilizar la formación naranja para sus propios fines. En este año de integración, a Rodríguez no se le conoce una iniciativa. Bueno sí, intentar escalar minando los pasos de David Caballero, según las mismas fuentes.

Otros dos nombres que aparecen como candidatos a encabezar Cs en Elche son el diputado autonómico Emigdio Tormo o la concejala Eva Crisol. El primero, sabe que no sería buena idea menospreciar el trabajo de Caballero dentro del grupo municipal. Aunque es ilicitano y no le importaría ser alcalde, se imagina que una decisión de este calibre podría estropear las expectativas de la formación naranja en la ciudad ilicitana, máxime cuando los sondeos internos le dan dos o tres concejales más con el actual candidato, según han comentado a EsdiarioCV militantes de Cs..

Un cambio en enero o febrero, cuando se darán a conocer al nuevo “mirlo blanco” de Albert Rivera, quizá sería demasiado tarde para revertir la situación. Además, en caso de una negociación para la formación de gobierno, Caballero muestra un talante más dialogante para llegar a acuerdos o con el PP de Pablo Ruz o con el PSOE de Carlos González.

Un cambio en enero o febrero, cuando Cs  dará a conocer al nuevo “mirlo blanco” de Albert Rivera, es demasiado tarde para revertir la situación

Por último aparece, si no se cuela alguien más en la terna, Eva Crisol. Compañera de bancada del líder local de Cs, no parece apetecerle demasiado tomar más protagonismo. Hay presiones de algún que otro sector del partido para que dé el paso, pero ella misma es la responsable de la política que ha llevado a cabo el grupo municipal durante más de tres años en Elche. Su cartel electoral quedaría mermado y tampoco sería fácil explicar el porqué sustituye a un compañero del que ha ido de la mano todo este camino.

Pero mientras que el tiempo pasa, David Caballero gana más enteros para seguir como líder en Elche. Su buena relación con el empresariado local –procede de la empresa privada, lo que gusta mucho a los emprendedores, no tanto a los que sólo han vivido de la teta pública-; su constante ir y venir a las pedanías para conocer “in situ” sus problemas, unas zonas rurales abandonadas durante años por el Ayuntamiento y que son un semillero de votos; su talante de buen negociador y de saber moverse entre ese centro y centro derecha-izquierda; y su dedicación y aprendizaje –llegó sin rodar a este mundo cruel de la política-, hacen de él la persona más indicada, según sus fieles. Uno puede ser más o menos brillante, pero más vale un trabajador constante que un brillante vendedor de humo y trepa compulsivo.

El comité autonómico, es decir, Emilio Argüeso, tiene en su mano apostar por Caballero o sustituirlo, si bien será el comité ejecutivo quien tenga la última palabra. Desde luego Ciudadanos debería huir de “traidores” que han acabado en sus filas no por convicción, sino por interés personal. Porque igual que lo han hecho con otros partidos, en algún momento se lo pueden hacer a la formación naranja. Encontrar personas leales no es tan fácil como parece.

Comenta esta noticia
Update CMP