23 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Almeida y las luchas cainitas de la izquierda jubilan a Carmena en Madrid

La enorme fotografía de Ballesteros (EFE) que define lo sucedido en Madrid.

La enorme fotografía de Ballesteros (EFE) que define lo sucedido en Madrid.

La puñalada de Pablo Iglesias a la regidora en la recta final de la campaña, mostrando su apoyo a Carlos Sánchez Mato, de IU, le han asestado el golpe definitivo y letal a la exjueza.

Las guerras civiles de Podemos le han costado la Alcaldía de la capital, la joya de la corona del poder en España más allá de La Moncloa, a Manuel Carmena.

Y como le ocurrió hace cuatro años al candidato de IU, Luis García Montero, la regidora ha sido víctima del fuego amigo. Pablo Iglesias no superó la traición de Íñigo Errejón, y aunque no presentó -como en la Comunidad- un candidato propio, en la recta final consumó su puñalada a Carmena pidiendo el voto para Carlos Sánchez Mato. Este obtuvo 40.000 votos que no le sirvieron para convertirse en concejal.

Una división fatal y una nueva muestra del viejo axioma político del divide y vencerás. Porque si cumple su palabras, Carmena se irá a su casa, como prometió si no lograba revalidar la Alcaldía. Y no la ha hecho y un pacto previsible entre PP, Ciudadanos y Vox harán alcalde de Madrid a José Luis Martínez-Almeida.

Los resultados que ha obtenido la candidatura de Almeida, 15 ediles por el momento, ha desatado una corriente de alegría contenida en la primera planta de Génova, así como diversos aplausos.

Ya cuando la formación llegó a los 14 ediles, la alegría llegó a la sede de los 'populares', que habían comenzado la jornada con los sondeos a pie de urna en su contra. Se pudo observar desde el exterior entonces cómo el equipo más próximo de Almeida le aplaudía y le abrazaba al alcanzar la suma de centro-derecha en la capital, tras perder Más Madrid un edil, y pasar de 20 a 19.

De hecho, en el exterior improvisaron una tarima por si tuvieran que salir fuera a celebrar que el PP recupera la Alcaldía de la capital tras cuatro años en la oposición. Era una de las plazas que Pablo Casado se había propuesto "reconquistar".

Tras estos resultados, Almeida ha subido de la primera a la séptima planta, donde se encontraba el presidente de la formación. En el ascensor se ha encontrado con algunos medios y se ha limitado a decir que está "muy contento".

 

Comenta esta noticia