29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Arrimadas descubre la trampa de Sánchez pero sigue con su mano tendida

Inés Arrimadas, este lunes en una comparencia en el Parlament.

Inés Arrimadas, este lunes en una comparencia en el Parlament.

La líder de Cs cree que el compromiso del presidente de reformar los delitos de sedición demuestra que negociará también las cuentas con ERC. Pero ella sigue ofreciéndose como alternativa.

Inés Arrimadas comienza a comprobar en primera persona cómo se las juega Pedro Sánchez. Una semana después de reunirse con ella para abrir la vía moderada de los Presupuestos Generales con Ciudadanos, el inquilino de La Moncloa ha movido ficha para lanzar un gesto a Esquerra. Todo desde la convicción de que la presencia de los naranjas y los independentistas en una misma ecuación es imposible.

A la líder de Cs no le ha pasado desapercibido que Sánchez haya confirmado este lunes en su entrevista en TVE que tiene intención de seguir adelante para reformar los delitos de rebelión y sedición en el Código Penal, una de las reiteradas exigencias de Junts y ERC. Y que, según ha adelantado también, va a contactar en los próximos días con Quim Torra mientras prepara la segunda reunión de la mesa bilateral sobre Cataluña.

Así que Arrimadas ha reconocido lo obvio. Que ese compromiso expresado por Sánchez sobre una futura reforma del delito de sedición demuestra que los partidos independentistas catalanes sí que quieren negociar con las Cuentas Públicas de 2021 y que, a cambio de sus votos, pretenden obtener beneficios para el separatismo.

Un acercamiento del líder del PSOE a sus socios de la moción de censura que ha exigido en estos últimos días Pablo Iglesias, que ha puesto una línea roja a Cs, la misma que ha puesto el portavoz de Esquerra en el Congreso, Gabriel Rufián.

 

Según la líder de Ciudadanos, los partidos independentistas buscan "aprovechar la oportunidad de tener un Gobierno débil" en España para "arrancarle cosas para el separatismo" y "para los que dieron un golpe de Estado hace tres años".

 

Arrimadas y Carrizosa, este lunes en el Parlamento de Cataluña.

 

Ante esta tesitura, Arrimadas insta a Sánchez a "elegir" si quiere pactar las cuentas públicas con formaciones como Esquerra, Junts per Catalunya y Bildu, que "no pedirán nada para Cataluña, para los autónomos, para las familias o para la sanidad", o si prefiere aprobar "unos Presupuestos más moderados y más sensatos con Ciudadanos".

"Nosotros vamos a trabajar para que el futuro de este país y estos Presupuestos, que son los más importantes de la democracia, no los negocien al final Torra, Rufián e Iglesias en un despacho", ha subrayado Arrimadas en una comparecencia ante los periodistas en el Parlamento de Cataluña. Pese a los enredos y las trampas que va poniendo Sánchez en el escenario político, ella sigue con la mano tendida.

Comenta esta noticia