Activistas de la sanidad pública con trabajos en la sanidad privada

Carmen Montón en su época de ministra de Sanidad

Carmen Montón en su época de ministra de Sanidad

Un sindicalista entusiasta de las reversiones sanitarias se presentó a las elecciones al Colegio de Médicos de Alicante como vocal representante de la sanidad privada.

No son pocos los profesionales sanitarios que combinan su actividad en la sanidad pública con un trabajo en la sanidad privada. Pasa especialmente con los médicos. El problema de coherencia llega cuando vemos que algunos de los más acérrimos defensores de la gestión pública, los que critican el 'negocio de la salud' de la sanidad privada, pasan consulta en ella.

Como el doctor Jekill, no escasean quienes pregonan que no debe haber una sanidad para ricos y otra para pobres a la vez que en su particular conversión vespertina en Mr.Hyde no tienen problema en atender a los más pudientes. Por un lado defienden más recursos y personal, la reducción de la jornada laboral, y denuncian la sobresaturación de las consultas, y por otro pasan consulta o tienen actividad quirúrgica hasta altas horas de la tarde-noche sin personal específico para las tareas administrativas a fin de ahorrar costes, al contrario que en la sanidad pública.

Un caso conocido de incoherencia es el del oftalmólogo Ricardo Campos, militante socialista que trabajó con Carmen Montón en la Conselleria y en el Ministerio. Campos tiene plaza en el Hospital General de Valencia (sanidad pública), de cuyo Comité de Empresa formó parte a través de UGT. Siendo alto cargo ocultó que tenía una clínica privada, alquilada a una empresa de un grupo que trabajaba para la Conselleria.

Otro caso no menos singular es el del médico liberado Pedro Durán, destacado militante de Podemos, miembro del Comité de Empresa y líder del sindicato SIMAP en La Ribera. Durán no ha dudado en luchar durante todos los años de concesión privada en La Ribera contra quienes “hacen negocio con la salud”, pero tiene consulta privada en el Hospital 9 de Octubre.

Y un tercero, aún si cabe más llamativo, es el del médico Miguel Burguera, presidente del Comité de Empresa del Hospital de Denia y delegado del SIMAP. Burguera, un entusiasta de la reversión del Hospital de La Marina, no sólo trabaja también en la sanidad privada, sino que se presentó a las últimas elecciones al Colegio de Médicos de Alicante como vocal representante de la sanidad privada, a la que consideraba “imprescindible para el sostenimiento y viabilidad del Sistema Nacional de Salud”.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP