08 de agosto de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La "promesa" de Belén Esteban a la familia de Fran Álvarez sentó mal a Telecinco

Belén Esteban.

Belén Esteban.

Después de 12 días desaparecida en combate coincidiendo con los días posteriores al trágico fallecimiento del que fuera su primer marido la princesa del pueblo puso los puntos sobre las íes.

Doce días después de la muerte de Fran Álvarez, Belén Esteban volvió al plató de Sálvame tras regresar de unos días de descanso y desconexión al lado de su marido, Miguel Marcos. Con un vestido sobrio de corte militar en negro y borlas doradas, la "princesa del pueblo" rompió su silencio este miércoles en plató.

"Ni me he pronunciado, ni me voy a pronunciar, solo quiero mandar un abrazo muy fuerte a sus padres, a sus hermanas y a su hijo, especialmente a su madre Maruja", fueron las primeras palabras de Belén Esteban, que contestaba así a Carlota Corredera sobre el fallecimiento del que fue su marido.

La colaboradora se reincorporó a su puesto de trabajo con total normalidad, sin conceder entrevistas previas ni exclusivas como se había especulado: "Por respeto ni se me ha pasado por la cabeza decir nada, en ningún momento. Que poco me conoce la gente", declaró al respecto, negando que en ningún momento se plantease hablar sobre el tema.

"Yo he hecho lo que tenía que hacer. Quiero mandar un beso muy fuerte a Mariví y Tina, que una vez más me han demostrado todo lo que me quieren, mis dos amigas de siempre", continuó Belén, negando así los rumores de un distanciamiento con su amiga Mariví: "Lo llevan diciendo hace mucho tiempo y es completamente falso, Mariví es mi amiga de toda la vida y jamás hemos tenido un problema. Sabéis que han sido mis amigas de siempre y siguen siendo mis amigas para siempre", sentenció.

En cuanto a si ha hablado o no con la familia de Fran Álvarez fue clara: "No voy a decir si he hablado con la familia o no, solo he hecho lo que tenía que hacer y entiendo el dolor de la familia que tienen que estar rotos, pero yo no voy a decir nada".

De su silencio explicó: "Me lo quedo para mi y la gente que me quiere. Lo más mínimo que diga lo van a utilizar y no es justo. Lo dejo pasar". En cuanto a los que la criticaron por salir de su casa ese mismo día respondió: "Salí a comprar el pan y a tomarme el café como hago todos los días y después con mi marido Miguel a unas vacaciones que tenía programadas".

También desmintió que hiciera una promesa a la familia del que fue su silencio y asegura que si no habló es porque así lo consideró: "No he prometido nada a la familia, ni me han pedido nada, si yo no hablo es porque no debo ni quiero".

Sin embargo, y a pesar de la expectación que había por volver a ver a la princesa del pueblo tras la muerte de su exmarido, lo cierto es que su intervención no sirvió para mejorar las audiencias de Sálvame, que bajaron en todas sus versiones en la tarde de este miércoles en Telecinco: Limón (13.8% y 1.481.000), Naranja (17.5% y 1.663.000) y Banana (15.2% y 1.940.000).

Comenta esta noticia