21 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pilar Rahola ofende a los españoles y sus símbolos para defender a Dani Mateo

La independentista tertuliana y articulista no desaprovecha una ocasión en la vida para arrimar el ascua a su sardina y volver siempre por el mismo camino, el de cargar contra España.

Pilar Rahola cree que "los vociferantes patriotas españoles que se han rasgado las vestiduras por tierra, mar y Twitter, por las prácticas nasales de Dani Mateo con la rojigualda (“ese trapo que venden los chinos”)" fueron "seguramente educados en esa trascendencia épica, pasada de vueltas, que ha teñido de patéticos episodios la historia de España".

Esa es su particular manera de defender al copresentador de El Intermedio de La Sexta en su columna de este martes en La Vanguardia, faltar al respeto (una vez más) a España, a sus símbolos y a los que los defienden porque, a su entender, "al nacionalismo español le falta sentido del humor, quizás porque siempre se planteó en términos de dominio".

Dice Rahola que "lo peor de ese nacionalismo ultramontano que ahora enarbolan los jóvenes bárbaros de la nueva política es esa condición religiosa que convierte a España en un dogma de fe. Y si lo español es sagrado, quien osa burlarse, criticar, hacer performances, canciones, o lo que sea, se convierte inmediatamente en hereje".

No obstante, dice, "el problema no es que exista un patriotismo español de corte represivo, que se impone por la fuerza del poder y no por el poder de los sentimientos. El problema es que existen leyes que amparan ese dogmatismo nacionalista, transmutado en fe religiosa. Por eso molesta Dani Mateo, porque, a través del humor  retorna la bandera a su condición terrenal, y al despojarla de esencia bíblica, la reduce al trapo que siempre fue".

Eso sí, ella sí se emociona "con los símbolos catalanes, sobre todo porque acumulan una larga historia trágica, y su condición de víctimas los dota de respeto".

 

Comenta esta noticia
Update CMP