22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un mito del catalanismo destroza a Puigdemont y Mas y defiende a España

Durán i Lleida considera imperdonable el pacto con la CUP y defiende una Cataluña sin exclusiones "con la bandera de España detrás".

Fue uno de los mitos del nacionalismo moderado, de ese catalanismo que buscaba ensanchar la autonomía al máximo sin romper las costuras constitucionales. Josep Antoni Durán i Lleida, histórico número 2 de Jordi Pujol, encarnó la vía intermedia y quedó fuera del agitado tablero político catalán, pero su voz mantiene una autoridad y es escuchada.

Y la ha empleado para destrozar literalmente a los dos últimos presidentes de la Generalitat, exceptuando al ejerciente Quim Torra: ni Carles Puigdemont ni Artur Mas se han librado, en una entrevista en la Cope con Carlos Herrera, de sus críticos análisis.

Así, ha defendido un catalanismo "que esté con la bandera de España detrás" y que se implique en la gobernación del país. "Si somos partícipes de la empresa España, no nos resignemos a no participar en el consejo de dirección", ha insistido, esperando que el catalanismo pronto "se recomponga".

 

Por ello ha criticado el papel del PDeCAT en el Congreso de los Diputados, asegurando que a Madrid habría que ir "a hacer política" y no a defender cuestiones "que no se pueden defender" como la autodeterminación.

Para el exlíder de Unió el nacionalismo catalán se "pega un tiro en el pie" cuando bloquea cuestiones parlamentarias como la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019.

Contra Puigdemont y Mas

Igualmente, considera un error que el expresident Carles Puigdemont vaya a las instituciones diciendo "lindezas" sobre la democracia europea. Lo que describe como otro "tiro en el pie" del independentismo.

Duran i Lleida ha criticado que el Ejecutivo de Puigdemont descansara en manos de las CUP. "No se lo perdonaré, es un gravísimo error", ha recalcado, asegurando que dicha formación es "antisistema" y le "importa un huevo" la creación de empresas o el desarrollo económico.

"Y de eso tiene la responsabilidad Artur Mas", ha señalado, afeando que dejara la gobernabilidad de Cataluña en manos de las CUP cuando alcanzaron un pacto de investidura en 2016. Durán i Lleida protagonizó el divorcio entre Convergencia y Unió, su partido, pero no logró que el segundo encontrar un espacio propio en el Parlament, en el que no tiene presencia institucional alguna.

Comenta esta noticia
Update CMP