26 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La colaboradora “esquelética” y “vieja” de Telecinco mete un hachazo a sus hater

Marisa Martín Blázquez.

Marisa Martín Blázquez.

Es una de las más veteranas de la cadena de Mediaset y muy activa en redes y tiene que escuchar y leer cada cosa... pero ella no está dispuesta a quedarse callada mirando, eso sí que no.

Los usuarios de redes suelen ser a veces de lo más crueles con los personajes famosos que comparten imágenes de su día a día y la periodista Marisa Martín Blázquez puede dar buena cuenta de ello.

“Un poquito de por favor, esas rodillas…”, “estás muy mayor para ponerte esa ropa de adolescente”, “quieres parecer de veinte y te quedas lejos”… son solo algunos de los desagradables comentarios que ha recibido por parte de algunos usuarios de Instagram, que no dudan en arremeter contra ella por su aspecto físico o por su vestimenta, tal como contó este fin de semana en Viva la vida.

Pero ella prefirió echarle un poquito de humor al asunto y quiso recalcar que la mayoría de los mensajes que recibe son cariñosos y positivos y que los malos son pocos, pero ruidosos.

Eso sí, no piensa quedarse callada: “A esas personas que me llaman vieja, vale, soy vieja, tengo 55 años, hay gente que ve cumplir años como un demérito pero yo lo veo como una cosa estupenda. No me duele. En cuanto a lo de que ‘estas esquelética’, he sido delgada toda mi vida, me acepto como soy”.

“Esta gente no me hiere ni me hace daño, tengo la autoestima en mi sitio. A mi hija la han llamado gorda toda su vida, pero le hemos hecho ver que lo importante es cómo estás por dentro y qué valores tienes. Mi sobrina con 14 tuvo problemas de anorexia por culpa de comentarios como esos. Hay muchas niñas en redes que sufren estos ataques”, quiso denunciar en su alegato por la aceptación personal.

Pero lo que más le ha llamado la atención de este linchamiento es que “todos estos ataques vengan de mujeres cuando hablamos de machismo, de que nos tenemos que empoderar. En el siglo en el que estamos, no respetar que cada uno se vista como quiera o que no pueda engordar, me parece muy triste”.

Comenta esta noticia