19 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Audi Q2, un B-SUV al más alto nivel

La marca germana ha lanzado un SUV compacto con tintes de vehículo de lujo y una buena combinación entre la deportividad y el uso diario. Destaca con mucha tecnología y buena motorización.

El Q2 es muy atractivo a la vista. Los voladizos son cortos, con una longitud total que alcanza los 4,2m y una distancia entre ejes de 2,60 metros, lo cual quiere decir que el nuevo SUV de Audi encajará en cualquier plaza de aparcamiento, máxime cuando su altura se queda en 1,5m. Esto es, un SUV poderoso y enérgico, destacado en el segmento. El maletero tiene una capacidad de 405 litros y puede aumentar hasta los 1.050 litros cuando se abate el respaldo de los asientos traseros. Las opciones incluyen portón de accionamiento eléctrico y respaldos de los asientos traseros divididos en tres secciones; la sección central sirve como un gran paso directo de carga, práctico para el transporte de objetos largos como por ejemplo unos esquís o una estantería. Las puertas de amplia apertura y un alto umbral típico de los SUV permiten acceder fácilmente al interior del Audi Q2, que ofrece espacio para cinco pasajeros.

El manejo busca ser fácil y ergonómico. La pantalla de 7 pulgadas del MMI radio plus (de serie) está colocada en una posición alta en el salpicadero. Las funciones se manejan desde el pulsador de control giratorio y dos botones situados en la consola central. Su tamaño puede llegar hasta las 8,3 pulgadas en el caso de escoger el MMI Navegación plus con MMI Touch. Su estructura de menús y la superficie táctil del mando de control giratorio permite navegar y ampliar la imagen con un funcionamiento rápido y preciso. El control por voz y la función de búsqueda mediante el MMI resultan muy intuitivos.

Audi-Q2-TDI-frontal

El Audi virtual cockpit también llega a este segmento como alternativa al sistema de información al conductor (FIS) de fácil lectura. Su pantalla de 12,3 pulgadas muestra gráficos muy detallados y ofrece dos modos de visualización: uno se centra en el cuentarrevoluciones y el velocímetro, y el otro hace hincapié en los datos de navegación e infotainment. El modo de visualización se selecciona a través de los mandos del volante multifunción, que es de serie en el Audi Q2. Además de la instrumentación completamente digital y de los sistemas de infotainment se ha incorporado el head-up display. Proyecta información importante sobre un panel de vidrio en el campo visual directo del conductor. Esta información puede incluir datos de navegación, la velocidad del vehículo, información de los sistemas de asistencia y mensajes de advertencia.

El Q2 incluye el Audi connect eSIM, disponible en los nuevos modelos. Se trata de una tarjeta SIM instalada en el coche de forma permanente, que los clientes adquieren en combinación con el paquete opcional Audi connect. Esto trae los servicios de Audi connect a bordo del vehículo, incluyendo la navegación con Google Earth y Google Street View, información sobre tráfico, viajes y aparcamiento y acceso a Twitter o al correo electrónico. Gracias a esta tecnología se puede crear un punto Wi-Fi. El sistema de infotainment permite conectar teléfonos inteligentes de Apple y Android. El Audi pre sense front, un elemento de serie, reconoce situaciones peligrosas que puedan ocurrir con el cruce de peatones u otros vehículos en la parte delantera del vehículo gracias a la utilización de un radar. El sistema avisa al conductor y a velocidades bajas puede incluso iniciar una frenada, si es necesario, hasta detenerlo por completo.

Audi-Q2-TDI-quattro_interior

 

Los sistemas opcionales son variados. Audi ha incluido algunos de ellos en el paquete de asistencia, como el control de crucero adaptativo (ACC) con función Stop&Go y asistente de conducción en atascos. El primer sistema opera con apoyo del radar para mantener la distancia deseada respecto al vehículo precedente. El asistente de conducción en atascos Audi traffic jam assist, hace uso de sensores de ultrasonido adicionales y una cámara frontal. También puede hacerse cargo de la dirección en carreteras con buen firme a velocidades de hasta 60 km/h. El Audi side assist monitoriza los cambios de carril utilizando el radar, y el Audi active lane assist, con el apoyo de una cámara de vídeo, ayuda al conductor a mantener la trayectoria en el carril. Si el conductor no reacciona a los avisos en caso de una salida involuntaria de carril, el nuevo asistente de emergencia es capaz de detener el vehículo de forma autónoma. El sistema de reconocimiento de señales de tráfico muestra gráficamente los límites de velocidad al conductor, las zonas de paso y zonas de acceso restringido, así como señales auxiliares. La última generación del sistema de ayuda aparcamiento puede maniobrar el SUV compacto en espacios de estacionamiento en línea o en batería.

Audi ofrece una selección de seis motores para el Q2: tres TFSI y tres TDI cuya potencia está comprendida entre 116 CV (85 kW) y 190 CV (140 kW). La gama de motores sigue el principio del rightsizing: se ha buscado el equilibrio entre el tamaño y categoría del vehículo, la cilindrada del motor, la potencia, el par y un comportamiento eficiente en condiciones de uso cotidiano. Las cilindradas de los motores en el Audi Q2 van de 1.0 a 2.0 litros. El motor de acceso a la gama Audi Q2 es 1.0 TFSI de tres cilindros. Con una cilindrada de 999 cc, rinde 116 CV (85 kW) y un par máximo de 200 Nm. Por encima está el 1.4 TFSI (150 CV/110 kW) equipado con el sistema de desactivación de cilindros COD (cylinder on demand). Con el cambio S tronic este motor consume de media 5,2 litros de combustible cada 100 km, equivalente a unas emisiones de CO2 de 119 g/km.

Audi-Q2-trasero

El tope de la gama en gasolina es el 2.0 TFSI (190 CV/140 kW), para el que Audi ha desarrollado un proceso de combustión que permite un consumo menor sin perjudicar en exceso las prestaciones. La puerta de entrada a los motores diésel es el cuatro cilindros con 1,6 litros que entrega 116 CV (85 kW). Posicionado por encima está el bestseller, el 2.0 TDI, disponible con dos niveles de potencia: con tracción delantera rinde 150 CV (110 kW) y en una variante de 190 CV (140 kW) se asocia al cambio S tronic y a la tracción quattro. El consumo es reducido a pesar de unas ágiles prestaciones.

El nuevo Q2 ofrece una transmisión manual de seis velocidades y la transmisión de doble embrague S tronic de siete velocidades en combinación con todos los motores. Las excepciones son el 2.0 TDI y el 2.0 TFSI, en los que el cambio de doble embrague de nuevo desarrollo es de serie. Destaca por su rapidez en el cambio de marchas que permite una aceleración constante sin que apenas se note un vacío en la potencia de propulsión y por su elevado nivel de eficiencia, que se puede atribuir al nuevo sistema de circulación de aceite y a la reducción de la fricción. El compacto SUV pesa 1.205 kg en su versión menor. El precio base para el 1.0 TFSI es de 25.950 euros.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia