21 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Quién y por qué quieren matar a ‘Paquirrín’?

El hijo de Isabel Pantoja no ha tenido, lo que se dice, un fin de semana fácil. En un pueblo de Asturias hay alguien que no guarda un buen recuerdo del hijo de la tonadillera.



La vida en el clan Pantoja es como una montaña rusa. Amores, desamores, desengaños, corrupción marbellí, estancias entre rejas, natalicios, bodas, estancias triunfales en concursos televisivos… Vamos que no les da tiempo a aburrirse. E incluso, tienen tiempo para inquietarse más de o que es habitual. Y si no que se lo pregunten al mayor de los vástagos de Isabel Pantoja, que ha sufrido en sus carnes la cara más amarga de la popularidad. O de los que se niegan a cumplir las normativas más básicas del tráfico rodado, según se mire

Lo cierto es que, Kiko Rivera no ha tenido un fin de semana fácil. El Dj acabó por cancelar su actuación prevista en las fiestas de Tuilla (Asturias) por las supuestas amenazas sufridas por el dueño de un coche mal aparcado.

Según informaba El Comercio, el hijo de Isabel Pantoja se negó a subirse al escenario después del enfrentamiento que vivió con un hombre que tenía aparcado su coche por donde debía pasar él y su equipo. Molestos, los vecinos de Tuilla criticaron la actitud del cantante en sus redes sociales.

Por su parte, Kiko ha querido dar su versión de lo ocurrido compartiendo un vídeo en su perfil de Instagram donde afirma que recibió amenazas de muerte: "Es una tristeza para mi que ayer la gente de tuilla no pudiera ver mi concierto. Lo siento de corazón pero fue uno de los momentos más amargos de mi vida. Aquí tenéis la verdadera razón y ojalá que gente así no existiera en el mundo porque así viviríamos en un mundo mejor. Os quiero y respeto como siempre Asturias".



Comenta esta noticia
Update CMP