04 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Prenafeta traiciona a Pujol y revela todos los detalles sobre la trama del 3%

Luis Prenafeta, brazo derecho de Jordi Pujol.

Luis Prenafeta, brazo derecho de Jordi Pujol.

Quien fue mano derecha del presidente de la Generalitat durante su mandato ha llegado a un pacto con la Fiscalía Anticorrupción para desentrañar la trama del cobro de comisiones ilegales.

Se le considera el cocinero de pujolismo. Luis Prenafeta, brazo derecho del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol, ha decidido traicionar a su mentor durante décadas y ha alcanzado un acuerdo este martes con la Fiscalía Anticorrupción para sacar a la luz los detalles más escabrosos de la trama del 3%.

En el marco del juicio por el caso Pretoria, Prenafeta -que fue secretario de la Presidencia de la Generalitat entre 1980 y 1990, y uno de los hombres de máxima confianza del expresidente catalán- ha admitido en el juicio los delitos por los que le acusa el fiscal.

Prenafeta reconoció haber cobrado comisiones de "entre el 3 y el 4 por ciento" a cambio de la concesión de adjudicaciones públicas porque era "lo habitual en el mercado", si bien negó haber recurrido a cargos políticos como Artur Mas para mediar ante los empresarios que querían obtener dichos contratos con la Administración.

Así lo ha declarado en el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por la trama de corrupción Pretoria, que operó en los ayuntamientos barceloneses de Santa Coloma de Gramenet, Sant Andreu de Llavaneres y Badalona entre los años 2000 y 2009.

El antiguo número dos de Pujol se enfrenta a una pena de prisión de seis años y diez meses y al pago de una multa de 13,7 millones de euros. 

Al igual que ya hizo el otro principal acusado en esta causa, Macià Alavedra, exconsejero de Economía de la Generalitat, en una sesión anterior del juicio, Prenafeta ha reconocido los hechos que le imputa el Ministerio Fiscal, que sostiene que ambos cobraron comisiones ilícitas por valor de cerca de 800.000 euros cada uno.

Y del mismo modo que el exsecretario de Presidencia, su esposa, Lluisa Mas, ha reconocido los hechos de los que le acusa la Fiscalía, que pide para ella una pena de prisión de tres años y medio.

 

Comenta esta noticia