Abrimos semana con dos enigmas políticos

Un enigma político valenciano de primer orden, y una polémica nacional viva que podría entrañar sorpresa han quedado sobre el tablero en el tránsito de estas dos semanas de agosto.

El domingo de después de la Asunción de la Virgen (que no la Virgen de la Asunción) suele estar destinados al regreso a casa de muchos de los que han cumplido el rito anual -repetido luego en Navidad, si acaso- de acercarse al pueblo que les es sentimentalmente más próximo. Los informativos, salvo crimen horrendo o accidente luctuoso, rellenan con consejos de expertos en las más variadas disciplinas o rememoran efemérides.

Este año, desgraciadamente, tenemos aniversario de los atentados en Cataluña que sumar a la tragedia aérea del Spanair de hace ya diez años. No hay mucho más. Bueno, la Liga, que empieza en España a la vez que en Italia (alguna televisión prefirió este sábado abrir su sección de deportes con Cristiano Ronaldo, que ya no juega aquí, y relegar para después al arranque de la competición española).

Nuestros políticos están de vacaciones, aunque siempre haya alguno de guardia. Pero, ojo, para emitir comunicados, un género desprestigiado desde que lo prodigan Paula Echevarría y la hija de la Pantoja, no para hacer declaraciones. Por eso me han llamado poderosamente la atención dos asuntos -uno en prensa, el otro en redes- publicados este domingo.

El primero, la coincidencia de dos diarios (las ediciones valencianas de El Mundo y ABC) en recuperar la para el rumor político, antesala de la noticia, que diría José María García. Con los titulares “el PP vuelve a pensar en González Pons para la alcaldía de Valencia”, y “Esteban González Pons resurge como opción en el PP para la alcaldía de Valencia”. La redacción de ambas piezas, evidentemente, es distinta. E impecable en los dos casos. Pero el contenido de ambas informaciones se parece tanto como posiblemente suceda con las fuentes respectivas en las que se inspiran. Me remito otra vez a García.

El otro asunto al que me refería aparece en el Facebook del diputado -nacional- del PP castellonense Miguel Barrachina, que parece sugerir que “el cada vez más misterioso viaje de Pedro Sánchez a Castellón”, declarado secreto oficial (como por otra parte hacía Rajoy cuando usaba el avión militar), puede tener sorpresa.

Barrachina ha publicado crípticamente que “revelar con quién te corres las juergas públicas, al parecer va (sic) ser más escandaloso de lo que ya suponíamos”. El pasado 25 de julio ESdiarioCV ya contó que algunos parlamentarios -nacionales- de la oposición se estaban planteando formular una pregunta al Gobierno acerca de un presunto desplazamiento a Barcelona la mañana después del concierto, que se habría producido en coche oficial de la Delegación del Gobierno en Valencia, de un amigo del presidente que al parecer habría asistido a la actuación de The Killers en el FIB, en la que estuvo presente Sánchez.

De momento la senadora popular Salomé Pradas -a través de un comunicado, por supuesto- ha dicho este domingo que “vamos a insistir y no descansaremos hasta que nos resuelva las dudas que ha generado su viaje, que maquilló de visita oficial, para irse de juerga con su familia y amigos a costa de todos los españoles, con la complicidad de Amparo Marco y Ximo Puig, que ayudaron a Pedro Sánchez a organizarse una falsa agenda oficial”.

Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, también este domingo el omnipresente asesor municipal popular Luis Salom ha registrado en el Portal de la Transparencia una pregunta sobre el coste “aproximado y sin desglosar” del viaje del presidente y acompañantes.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP