17 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los tres testimonios que acorralaron en el Supremo a los acusados y sus abogados

Junqueras y el resto de acusados por el 1-O en el banquillo del Supremo.

Junqueras y el resto de acusados por el 1-O en el banquillo del Supremo.

Este miércoles el macrojuicio del 1-0 queda visto para sentencia. Y se escuchara por última vez a Junqueras y el resto de procesados. La suerte está echada.

53 sesiones después, más de 300 horas de declaraciones y periciales después, el juicio del procés -el más importante en la historia del Tribunal Supremo- toca a su fin. Este miércoles, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, pronunciará el visto para sentencia.

Tras las conclusiones definitivas de las acusaciones, Fiscalía, Abogacía y Vox como acusación popular; y las defensas, será el turno de los acusados -todo un gobierno autonómico casi en pleno más los Jordis y Forcadell-; y si ejercen su derecho a la última palabra.

No será determinante para la sentencia, que se conocerá en septiembre u octubre, por que el juicio ha sido muy revelado y ha dejado a Junqueras y compañía tocados y hundidos.

Para los expertos, entre los testigos que han desfilado por la sala, más de 420, hay tres testimonios decisivos para los intereses de las acusaciones.

 

El juez Marchena, ha dirigido el juicio con mano de seda y guante de hierro.

 

El primero de esas declaraciones se produjo el 14 de marzo y tuvo como protagonista al exjefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero. Para mas inri, el interrogador fue el propio presidente del tribunal, Manuel Marchena.

 

A sus preguntas, Trapero dejó contra las cuerdas a Junqueras y al fugado Puigdemont. Trapero reveló que intentó detener el golpe trasladando este mensaje al presidente y vicepresidente: "Les emplazamos al cumplimiento de la órdenes judiciales, que nosotros las ibamos a cumplir y que no se equivocasen con nosotros". La respuesta ambigua de Puigdemont: "Hagan el trabajo que tengan que hacer".

El segundo testimonio decisivo sobre el golpe y el papel de su trama civil lo dijo el 6 de mayo el jefe de los antisturbios de los Mossos y dejó señalado al líder de la ANC, Jordi Sánchez. El inspector reveló el papel de verdad de Sánchez aquellos días. "Largaos de aquí", contó el policía que les dijo el acusado a sus hombres. Aún más: le amenazó con llamar a Puigdemont y al consejero de Interior, Joaquín Forn.

Los investigadores de la Guardia Civil fueron los protagonistas de la tercera prueba de cargo. Destaparon el plan  de Puigdemont y sus consejeros para financiar su golpe. Los agentes documentaron que la Generalitat diseñó informes para recaudar del exterior casi 23.000 millones de euros. Los golpistas miraron a China para pagar parte de su proyecto. Tras estos tres testimonios se juegan las condenas por rebelión, sedición y malversación.

 

Comenta esta noticia
Update CMP