05 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Land Rover vuelve la vista atrás con el Defender

La tercera generación de uno de los todo terrenos más icónicos de la historia llegará al mercado a principios de 2020 con un arsenal mecánico y tecnológico. Contará con 2 tipos de carrocería

Dar continuidad a un modelo con tanta historia como la que acumula el Land Rover Defender en sus más de 70 años de vida comercial (se produce desde 1947) es una tarea complicada. El peso de la nostalgia marca mucho a un modelo que ha sido además referencia entre los 4x4, pero la marca inglesa ha puesto toda la carne en el asador y recurre a la personalización para que cada comprador pueda hacerse un coche a medida gracias a los más de 170 accesorios disponibles para el nuevo modelo.

Disponible en dos carrocerías, 90 y 110, el nuevo Defender llega a los 4,75 metros de largo (4,3m la versión corta) y tiene el cambio más importante en su plataforma D7x, la cual dice adiós definitivamente a los largueros y travesaños que tanto han caracterizado a este modelo y es ahora un monocasco de aluminio con suspensiones independientes que pueden ser neumáticas. Esto le dará un confort nunca visto en el modelo sin renunciar a unas aptitudes camperas de primera. Su distancia libre al suelo es de casi 30cm.

 

El nuevo Defender tendrá una gama de motores diésel y gasolina que van desde los 200CV del 4 cilindros diésel hasta los 400CV del seis cilindros híbrido, siempre asociados a una transmisión automática de ocho velocidades y a un sistema de tracción a las cuatro ruedas permanente. Más tarde llegará una variante híbrida enchufable. Todos contarán con el sistema de tracción Terrain Response 2, que en este modelo estrena un programa exclusivo para vadear ríos.

Este programa específico de vadeo suaviza la respuesta del acelerador, activa la recirculación del aire por el habitáculo, bloquea los diferenciales y eleva la altura de la carrocería, mientras ofrece a través de la pantalla interior de 10 pulgadas visualizar la profundidad del agua. Una vez finalizado el vadeo, el sistema presiona las pastillas de freno contra el disco para limpiar y secar estos últimos. El Defender sigue siendo un todo terreno de los de verdad.

 

El interior mantendrá su peculiar distribución de asientos con capacidad hasta para siete pasajeros y un maletero con un volumen de 1.075 litros, ampliables hasta 2.380 con todos los asientos abatidos. La capacidad máxima de carga es de 900 kilos y en el techo, además de ofertarse en tres configuraciones diferentes, puede soportar hasta 170 kg en movimiento y 300 kg en parado. Será capaz de remolcar hasta 3.500 kilos, y su pintura puede incorporar una fina lamina de plástico reemplazable para protegerla de los roces del 4x4. El precio va de los 54.800 a los 112.600 euros.

Comenta esta noticia
Update CMP