18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Villarejo mete en un lío al PSOE amenanzando con contar qué sabe de ZP y el 11-M

Zapatero y Rubalcaba, en sus tiempos en la bancada del Gobierno.

Zapatero y Rubalcaba, en sus tiempos en la bancada del Gobierno.

El excomisario tiene su credibilidad por los suelos. Pero su insistencia con las circunstancias de la masacre de Atocha reabre interrogantes sobre la investigación.

A vueltas con las circunstancias aún pendientes de aclarar del mayor atentado terrorista de la historia de Europa. El 11-M parece haberse convertido en el arma del excomisario José Manuel Villarejo como estrategia de defensa del oscuro horizonte procesal que pesa sobre el conocido como superpolicía de las cloacas.

Y la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba tras su llegada al Gobierno tras el vuelco político que salió de las urnas tres días despues de la matanza de Atocha, está en el punto de mira de Villarejo.

Villarejo ha emitido desde su celda de la cárcel de Estremera un comunicado este lunes en el que tras advertir de que está "dispuesto a llegar hasta el final" para defenderse, insinúa que otro país diseñó "el protocolo de actuación del atentado del 11 de marzo de 2004" en Madrid para conseguir que cambiase el Gobierno de España y asegura que puede probar que no se investigó la autoría real del ataque.

"Según las informaciones de que dispongo, y que actualmente se encuentran constatadas en los documentos incautados y en poder de quienes seleccionaron 'lo que debe llegar y lo que no' al conocimiento de su Señoría (y finalmente de la opinión pública), se señala qué Estado diseñó el protocolo de actuación del atentado del 11 de marzo de 2004, produciendo una ejecución a través de una muy bien estudiada operación de inteligencia cuyo fin último era condicionar -como así ocurrió- las maleables actitudes y el volátil comportamiento del votante español", dice el texto.

Villarejo se refiere a la documentación y el material digital intervenido en su domicilio y sus oficinas que obran en poder de la Audiencia Nacional, donde se le investiga por extorsión, cohecho, blanqueo y organización criminal, entre otros delitos, en la causa denominada Tándem.

"Puedo probar -sigue el comisario en su escrito- que los servicios de información dejaron de seguir pistas fundamentales para poder descubrir quiénes planearon el mayor atentado de nuestra historia reciente y que cambió para siempre el curso de los acontecimientos políticos en España". "No hubo voluntad política de que se conociera la autoría intelectual de aquella infame atrocidad", añade.

Comenta esta noticia
Update CMP