22 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La pandemia dispara el uso de las VPN empresariales

El teletrabajo ha supuesto cambios de conducta en la fuerza laboral que en el caso de España se traducen en hasta un 25% más de dedicación y el doble de solicitudes de uso de redes privadas.

El coronavirus y el confinamiento impuesto por la crisis del Covid-19 ha supuesto el revulsivo que el teletrabajo necesitaba para implantarse a nivel global. En España estábamos bastante desfasados y su implantación apenas llegaba al 5%, pero las empresas han comprendido que es hora de confiar en sus empleados y ante la imposibilidad de otra salida han tenido que adaptarse. El primer efecto de este cambio de comportamiento es que los equipos de sistemas de las compañías han visto cómo sus peticiones a los proveedores de VPN se han disparado.

Los empresarios han visto sin embargo con sorpresa que sus empleados, trabajando hasta un 38% más desde sus casas que antes de la pandemia, dedican dos horas más de lo habitual a producir. Además, el teletrabajador tipo en España ha aumentado su jornada laboral de media un 25%, añadiendo 2 horas a su jornada. Y es un hecho global: Reino Unido, Francia y Canadá también experimentan la misma subida, mientras que en Estados Unidos  se va hasta las 3 horas de media. Los datos analíticos revelan que los empleados empiezan a trabajar antes y terminan a la misma hora que de costumbre, un hecho sin duda derivado de la ausencia de desplazamientos hacia el lugar de trabajo.

Auge de las redes privadas virtuales

Teletrabajar no puede sin embargo ser sinónimo de menos calidad o inseguridad en el desempeño de las labores, y es por ello que las empresas han tenido que reforzar sus soluciones de seguridad para combatir el aumento de los riesgos de ciberseguridad que el trabajo en remoto conlleva. La preocupación por la privacidad y seguridad al navegar ante la gran cantidad de amenazas pululando en la red, ha obligado a que los usuarios busquen herramientas para proteger sus datos e identidad.

Derivado de ello se ha detectado un aumento drástico en el uso de VPN empresariales durante la pandemia, hasta el punto que las ventas de este tipo de servicios han aumentado casi un 600% en algunos de los países más afectados por el brote, con un uso superior al 200% en Europa. España ha sido uno de los líderes europeos en picos de uso de VPN, con un aumento del 96% a medida que las empresas intentan facilitar el teletrabajo seguro.

Este aumento espectacular en estos servicios se ha producido de forma generalizada en los ordenadores de sobremesa, y lo ha hecho de forma menos drástica en los dispositivos móviles, debido a la extensión generalizada del teletrabajo en todo el mundo. Y si miramos los datos comprobamos que la mitad de las familias en España han tenido que comprar un dispositivo tecnológico durante la pandemia.

Una VPN (siglas de Virtual Private Network) es una Red Privada Virtual, una tecnología que nos permite conectar nuestro ordenador o smartphone con otro dispositivo a través de una red segura haciendo uso público de Internet. Mediante técnicas de cifrado se impide que los datos puedan ser capturados o estén al acceso del resto de usuarios de la red pública.

Hay distintos tipos de VPN: las de acceso remoto (para conectarse a la red de la empresa), las de punto a punto (protege las redes de una misma organización), tunneling (abrir conexiones entre dos máquinas con un protocolo) y VPN Over LAN (bastante potente a nivel empresarial). El empleo de cualquiera de estas VPN es absolutamente legal, aunque algunos gobiernos comunistas como China las prohíben para tener controlados a sus ciudadanos.

Comenta esta noticia