21 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La lista negra de periodistas escaldados con la política suma un nuevo nombre

El fiasco de Ciudadanos en Galicia supone la derrota del último intento de ‘salto’ de un periodista a la política: Cristina Losada, candidata naranja que ya dio mucho que hablar en TV3.



La pugna por la cara más larga tras las elecciones vascas y gallegas del 25-S ha terminado siendo una competición entre los partidos de Albert Rivera y Pedro Sánchez. El fiasco de los ‘naranjas’ en Galicia supone la derrota del último intento de ‘salto’ de un periodista a la política: Cristina Losada, candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Xunta de Galicia.

¿Periodistas en política?

El fracaso de Cristina Losada, columnista y tertuliana de Libertad Digital, también abre la reflexión sobre la funcionalidad de periodistas en listas electorales. Muchos son los periodistas que participan en política como dircoms o jefes de gabinetes (Ana Pardo de Vera, María Claver, Toni Bolaño, Lacalle, Salomé García…etc.) pero son pocos los que dan el paso a estar en una lista electoral. Francisco Marhuenda parece guardar mejor recuerdo de su etapa al frente del Gabinete de Rajoy que en la de diputado en el Parlament catalán, donde aguantó menos.

Carlos Sentís (Efe) o Luis Apostua (Ya) fueron los periodistas-diputados de la Transición y su trayectoria en UCD fue bastante más discreta que la que tuvieron en los medios en los que trabajaron. Más recientes son los casos de Cayetana Álvarez de Toledo y Luis Herrero Tejedor, que dieron el salto a las listas del PP cuando en sus medios soplaban vientos ‘rajoyianos’ y se quedaron descolgados cuando aquellos vientos derivaron en tempestades. Otros tuvieron peor suerte: el fichaje del ex director de Interviú, Francisco Mora, no tuvo especial significación para el PP en Granollers en las elecciones de 1999 y la tertuliana Mari Pau Janer más que sumar pareció restar en las listas del PP balear en 2007 por su filiación pancatalanista.

Sin duda, no es lo mismo formar parte de una lista que ser cabeza de cartel: nada fue igual para el periodista Eduardo Sotillos, ex director de RNE, tras su candidatura a la Alcaldía de Pozuelo por el PSOE en 1991 donde salió trasquilado. Lo mismo podría decir su colega Juan Manuel Gozalo (RNE, Radio Marca) que intentó ser alcalde de Camargo con el PP en 2007.

El propio director de esta casa, Antonio Martín Beaumont, fue presidente nacional de Nuevas Generaciones y encabezó la lista de diputados por Palencia en Castilla y León. Pero en su caso ganó las elecciones con el 47% de los votos.

Antes que a Losada, Ciudadanos ya había fichado a otro periodista, Juan Carlos Girauta como cabeza de lista por Barcelona. Los resultados son claros: Ciudadanos en las autonómicas de 2015 con la abogada Inés Arrimadas de cabeza de lista por Barcelona logró 579.850 votos, segunda fuerza de la ciudad. En las generales con el periodista Girauta de cabeza de lista por Barcelona logró 303.415 votos, pasando a ser la sexta fuerza en la ciudad. ¿Será que a los electores los periodistas-políticos no les resultan atractivos?

La tertuliana de la sociedad catatónica

Cristina Losada habló en la mañana del lunes de su derrota en EsRadio, jugando en casa, y prefería optar por la victimización más que por la siempre incómoda autocrítica (“ley electoral injusta”, “víctima de campaña del PP”… etc., lo habitual).

Lo cierto es que la vinculación de Cristina Losada a Libertad Digital viene de lejos. Ella, al igual que Girauta y el propio fundador del grupo Jiménez Losantos evolucionó de la extrema izquierda a la anti-izquierda. Losada era militante de la Liga Comunista Revolucionaria, el partido que agrupaba a los reivindicadores del trotskismo con simpatía por las bandas armadas antisistema y en cuya cantera ha habido militantes de evoluciones tan dispares como Jaume Roures o Casimiro García-Abadillo por poner dos ejemplos. Lo cual no impedía que trabajara en el Diario Pueblo, uno de los periódicos del régimen franquista, como tantos otros periodistas de izquierda de la época.

Fue introducida en el comunismo por el histórico Enrique Curiel que también ‘evolucionaría’, sólo que mientras Curiel se limitaría a situarse en el PSOE, ella llegó hasta la derecha. Curiosamente fueron las campañas contra el PP por el tema Prestigue con su ‘Nunca Mais’ en 2002 y las protestas de la izquierda sindical contra la reforma laboral del Gobierno Aznar de ese año lo que llevó a Cristina Losada a dar el paso de apoyar al PP como votante, como articulista y como tertuliana. Se mantuvo en esa órbita hasta el divorcio entre el PP y LD en 2008.

Como tertuliana dio mucho que hablar cuando en una intervención en TV3 representando a LD en 2008 realizó un alegato contra las sociedades que votaban a la izquierda o a los nacionalistas: “Hay una falta de libertad en las comunidades autónomas gobernadas por el nacionalismo o por el socialismo que han asfixiado a la sociedad civil, que ya no reacciona, está la sociedad civil totalmente catatónica y sin capacidad de reacción, y es esa defensa de los derechos lo que debe ser el centro del discurso del Partido Popular”. Sus palabras asombraron al moderador, que replicó asegurando que él no veía esa sociedad catatónica.

Ahora Cristina Losada está en Ciudadanos. No se sabe si, para ella, la sociedad civil gallega está o no catatónica, lo que parece evidente, es que no ha estado respaldando su candidatura.

 

Comenta esta noticia
Update CMP