13 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "pásalo" que incendió los móviles del PP y la "obsesión" de Sánchez

Sánchez empieza a sufrir los estragos de su propio partido en contra.

Sánchez empieza a sufrir los estragos de su propio partido en contra.

El teléfono ha jugado un papel clave estas elecciones y ha salido a la luz el mensaje que Iglesias envió a Rajoy pero el presidente del Gobierno se negó a aclarar. Mejor hacer un paréntesis.

Jornada emocionante la de este martes, Sorteo de la Lotería de Navidad, marcada por la inestabilidad politica que inunda el país tras las elecciones generales del domingo. Entre las interpretaciones mil que han dejado las urnas, una que gana terreno es la de que Mariano Rajoy está "sólo ante el peligro", como dice Antonio Casado en El Confidencial: "Suyo es el derecho y el deber de forjar una alianza estable sin morir en el intento (políticamente, se entiende). El quinielismo se ha disparado en las horas trascurridas desde el recuento de la noche electoral. Una marea especulativa de escaso fundamento". 

José Alejandro Vara añade en VozPópuli que "Génova no esconde su decepción: habla ya del relevo de Rajoy. El PP amaneció abatido y muy pesimista tras su triste victoria. Sólo la abstención del PSOE en la segunda vuelta de la investidura le permitiría formar gobierno. Una posibilidad en la que se trabaja pero que Ferraz rechaza. Empezaría, así, la busca de un nuevo liderazgo para sustituir a Rajoy en el Congreso Nacional que se celebrará tras las rondas parlamentarias para intentar designar al jefe del Ejecutivo". 

Según Ana I. Martín en ESdiario, "mientras Aznar reclama el Congreso del partido, los populares velan armas a la espera de ver si finalmente su presidente puede formar Gobierno. Él ha decidido poner tierra de por medio. Rajoy ha decidido tomarse unas largas vacaciones cuando su partido está desmoralizado y con la formación de Gobierno en el aire (el 13 de enero se constituyen las Cortes y para entonces quiere haber hablado con todos). Según ha sabido este periódico, el presidente se marcha este miércoles víspera de Nochebuena a Pontevedra para pasar la Navidad en familia y, salvo cambio de agenda, no tiene previsto volver a Madrid hasta el domingo 3 de enero". 

El PP trata de blindar a Rajoy para que no se abra el debate sobre una candidatura a presidente alternativa

Infolibre publica que "el PP trata de blindar a Rajoy para que no se abra el debate sobre una candidatura a presidente alternativa. Dirigentes del PP consultados consideran "muy perjudicial" para el partido entrar ahora al debate de quién sería el candidato ante un eventual escenario de repetición de elecciones. El propio Rajoy evitó responder sobre este asunto". 

En cualquier caso, Cristina Losada cree en Libertad Digital que PP y PSOE se lo han buscado: "Hay otro aspecto del comportamiento de los dos grandes partidos que ha conducido a su caída. La disputa entre el PP y el PSOE ha estado siempre marcada por un alto grado de enfrentamiento. La polarización ha llevado aquí como apéndice la tendencia a hacer del adversario el enemigo, y a hacer del otro el culpable de todo. Sin medias tintas, blanco y negro. Sí, ambos partidos compartían consensos básicos y llegaban a acuerdos, pero su retórica era de lucha. Han hecho pedagogía de la confrontación durante años. Han hecho demagogia. Han sido populistas. Han inducido a creer en recetas mágicas, y han vendido elixires curalotodo. En fin, no se quejen de que les saliera competencia en todas esas especialidades. Podía ser peor".

Tampoco ayuda el lenguaje de los candidatos del que habla Rafael Cerro en su blog de ABC: "Los candidatos huyen de cualquier palabra sencilla para parecer interesantes: no dicen recibir si pueden decir recepcionar. Ni ofrecer, si encuentran ofertar. Ni influir, pues prefieren siempre lo alambicado: influenciar.. Ninguno dice estrategia o plan si puede complicar las cosas con la asfixiante expresión de sacarina hoja de ruta, que no forma parte de la tradición del español. Ninguno promete cumplir con su obligación, porque para eso está el modismo hacer los deberes, expandido como metano verbal por políticos y contertulios". 

La obsesión de Pedro Sánchez por pisar La Moncloa ha movilizado en contra a los capos del PSOE

Y si Rajoy no lo tiene fácil, en el PSOE las cosas se le complican mucho a Pedro Sánchez. Según señala Federico Castaño en VozPópuli, "la obsesión de Pedro Sánchez por pisar La Moncloa moviliza en contra a los capos del PSOE. Los pesos pesados del PSOE, barones incluidos, han decidido movilizarse para impedir que Sánchez pacte con Podemos y caiga, además, en manos de fuerzas nacionalistas e independentistas para alcanzar La Moncloa a cualquier precio". 

OK Diario publica que "Susana Díaz y Fernández Vara plantan a Sánchez mostrando su rechazo a un pacto con Podemos. Los barones socialistas en los feudos donde más se sostuvo el voto favorable al PSOE, dieron plantón a Pedro Sánchez en la ejecutiva federal del partido mostrando su rechazo al posible pacto con Podemos". 

El Español va más allá y señala que Susana Díaz maniobra para impedir un pacto con Podemos y desalojar a Sánchez: "La presidenta de Andalucía considera una insensatez un posible pacto con la formación liderada por Pablo Iglesias". 

Entre otras cosas porque, según José Apezarena en El Confidencial Digital, "la apariencia de grupo compacto que ofrece esa cifra de 69 diputados debe, pues, ser matizada por el hecho de que las otras formaciones no están en realidad sometidas a la completa disciplina de Podemos. Una prueba de ello es, por ejemplo, que los catalanes de En Comun Podem ya han decidido que tendrán grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados, es decir, distinto del que encabece Pablo Iglesias. Es un síntoma llamativo". 

En esta campaña han jugado un papel muy importante las nuevas tecnologías, eso está claro. Móviles, redes, pásalos, mensjajes de Whatsapp... Ana Pardo de Vera desvela en Público la pregunta que Pablo Iglesias le hizo a Mariano Rajoy: "¿A qué hora se sabrán los resultados definitivos?". El presidente en funciones informó de que el líder de Podemos le hizo una pregunta en la noche electoral pero sin desvelarla. Ahora sale a la luz.

Si los móviles el PP echaron humo durante todo el fin de semana compartiendo el víde que Pablo Iglesias quiso borrar sin éxito, El Chivato de El Confidencial Digital se hace eco de otro mensaje de Whatsapp que corrió como la pólvora entre militantes y simpatizantes del PP los días previos al 20-D y la propia jornada electoral: "El mensaje que sobresaltó a muchos votantes populares comenzaba diciendo: “Las últimas encuestan dan una subida espectacular de Podemos y se produciría un gobierno de coalición PSOE-Podemos”. Y añadía: “La suma de PP-Ciudadanos sería insuficiente. Vamos a movilizar el voto este fin de semana a tope...”. El texto incluía referencias explícitas al miedo: “La gente no sabe la que se nos viene encima con un gobierno de izquierda extrema. Concienciad a vuestros amigos, hay que votar en masa para que estos no salgan".

Claro que para polémico el vídeo subliminal contra el PP que Telecinco se negó a emitir pero que emitió Cuatro en la jornada de reflexión, tal como recoge David Lozano en ESdiario: "Una polémica noticia de los servicios informativos de Mediaset en plena jornada de reflexión enturbia la labor informativa de la cadena italo-española. Si las imágenes no eran políticamente correctas para una jornada de reflexión, el guión tampoco tenía mucho que envidar a lo gráfico. Así, la voz en off explicaba que esas elecciones de marzo de 2004 no tuvieron una jornada de reflexión tranquila por "culpa" de los atentados terroristas en Madrid y de la "posterior información difundida por el Gobierno de José María Aznar", una gestión de la crisis que, a juicio de los servicios informativos de Mediaset, había dado "la vuelta a las encuestas" y aupado a La Moncloa "contra todo pronóstico a José Luis Rodríguez Zapatero". 

 

 

 
Comenta esta noticia