24 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Anabel Alonso la lía promocionando una película que convierte a Cristo en gay

La actriz se ríe de una asociación ofendida por un filme que recrea la vida de un supuesto Jesucristo homosexual y hace lo siguiente para que todos la vean.

No hay charco político que no pise Anabel Alonso, la versión femenina de Willy Toledo de un tiempo para acá. Foco constante de polémicas -hasta tuvo una bronca en Masterchef con la adorable Tamara Falcó-, la actriz se caracteriza por tener ideas muy de izquierdas y defenderlas siempre en un tono brusco, ofensivo o como poco mordaz contra sus rivales.

El ejemplo del chiste contra el paracaidista que se chocó contra una farola en el desfile del 12 de Octubre -"¿Iba de farol?", se preguntó- es uno entre decenas que le han granjeado tantos respaldos como detractores. El último caso sube la apuesta, pues en plena Navidad bromea cruelmente con un aspecto sensible para muchos ciudadanos: la figura de Jesucristo.

Y lo ha hecho promocionando una película que recrea la figura del Señor en una versión homosexual, tras enterarse de la que queja que la Asociación de Abogados Cristianos ha formulado contra la plataforma Netflix por proyectar el filme.

Una película titulada "La primera tentación de Cristo", que ya lo dice todo: según la cinta, dirigida por el brasileño Rodrigo Van Der Put en alianza con el grupo cómico Porta dos Fundos, el Mesías es un gay que da rienda suelta a su "revelación" en la fiesta de su trigésimo cumpleaños.

 

La entidad jurídica, ya conocida por emprender acciones legales contra Willy Toledo por literalmente cagarse en la Virgen, ha anunciado acciones legales en un juzgado de Colmenar (Madrid), dado que a su juicio el metraje ofende los sentimientos religiosos, algo punible potencialmente según el artículo 525 de Código Penal.

Según señala en una nota la presidenta de la entidad, Polonia Castellanos, "esta película burla la imagen de Jesucristo, presentándole como si fuera inepto y homosexual”.  Y añade que "en Brasil, donde la película ya ha sido publicada, ha socavado la dignidad de los creyentes que se han mostrado en contra de esta producción. Por ello no podemos permitir que, lo que ha ofendido en Brasil, esté siendo emitido en nuestro país".

"Penas más severas"

Por último, Castellanos indica que "los delitos contra los sentimientos religiosos están tipificados en veintidós países de la Unión Europea de los cuales, catorce, conllevan penas más severas que en España”.

Pero si alguien ha engordado la polémica ha sido, precisamente, la actriz Anabel Alonso. Enterada de la controversia, no ha dudado en poner contra los denunciantes ni en promocionar el visionado de la película, con un escueto pero contundente mensaje irónico que ya tiene miles de "Me gusta":

 

 

Comenta esta noticia