25 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Las 9 claves infalibles para rendir más estudiando

Ordenar el espacio, elegir unos colores determinados y situar bien la mesa de estudio son algunas de ellas

Estamos a mitad de curso y los estudiantes pasan horas encerrados en sus dormitorios realizando deberes, proyectos o estudiando. Con toda la tecnología que nos rodea, es muy importante que permanezcan centrados y sin distracciones para aprovechar el tiempo de estudio al máximo. No es tan importante el número de horas que se pasen delante de los libros, sino la eficacia y el aprovechamiento que den a esas horas. 

Entonces, ¿cómo podemos crear un entorno apacible y propicio para lograr la máxima concentración?. Te damos unas cuantas claves

- Diferenciar los espacios.

Normalmente se estudia en los dormitorios, por lo que, sería bueno crear diferentes ambientes dentro de la misma habitación. El escritorio o espacio de estudio, siempre tiene que tener muy buena organización, y es conveniente que lo asociemos a un rincón más serio y que sólo utilicemos para realización de trabajos o cosas relacionadas con los estudios. De esta manera, nuestra mente asociará el lugar al ámbito de trabajo y será más fácil concentrarse.

 - Colocación de los muebles.

Siempre será mejor colocar el escritorio de manera que la ventana no quede enfrente para evitar distracciones. Lo ideal es que esté situada a la izquierda de manera que recibamos la luz natural sin que haga sombras a la hora de escribir. Aprovechar las horas de luz para estudiar evita dolores de cabeza, pero si no tenemos más remedio que utilizar una lámpara, colócala en el lado izquierdo superior de la mesa. Apuesta por luces nítidas que favorecen la concentración frente a luces anaranjadas que incrementan la fatiga.

La silla es otro de los elementos que debemos tener muy en cuenta. El estudiante debe de estar cómodo pero al mismo tiempo debe mantener una postura adecuada, ni demasiado tieso ni repantingado. Gastarse el dinero en una buena silla de estudio siempre es una buena inversión. 

- Los colores más adecuados.

Ten en cuenta que el color amarillo favorece la concentración, el rosa quita estrés y los azules y verdes facilitan la sensación de relajación, lo que ayudará a estar más centrados en la materia de estudio. Si no quieres repintar la habitación siempre puedes colocar un panel de alguno de esos colores a modo de cuadro enfrente del escritorio. Aunque no lo creas, funciona.

- La tecnología.

No hay duda de que se ha vuelto uno de los mejores aliados para nuestra vida diaria: ¿quién no tiene hoy en día un ordenador en el que apoyarse?. Lo mismo si es un portátil como si es un ordenador de mesa, la pantalla debe quedar a la altura de los ojos para no forzar las cervicales. Si está muy bajo, coloca unos libros debajo hasta colocarlo de una manera óptima. En cuanto al móvil, mucho cuidado porque suele ser el mayor enemigo con el que nos podemos encontrar a la hora de estudiar. Hay que limitar su uso durante las horas de estudio. Lo mejor es colocarlo en silencio fuera de la mesa de trabajo y solo echarle un vistazo cada hora durante el tiempo de descanso.

- Otros consejos:

1-Planificar las horas de estudio, organizar las materias, fijarse un objetivo diario y hacer pausas de diez minutos cada hora, son hábitos muy recomendables que favorecen la asimiliación de las materias.

2-Hacer estiramientos durante las pausas. Colócate detrás de la silla y con las manos apoyadas en el respaldo, estira los brazos todo lo que puedas e inclínate hacia delante al tiempo que curvas la espalda hacia dentro. Después estírate a lo alto como si intentaras tocar el techo con las puntas de los dedos. El alivio es inmediato.

3-Antes de sentarse a estudiar hay que asegurarse de que se tienen a mano todos los elementos que vamos a necesitar. Levantarse cada dos por tres para buscar un bolígrafo, una regla o un libro sólo servirá para que perdamos el tiempo.

4-Un zumo de naranja recién exprimido o una taza de té verde ( si eres adulto) te dará la energía suficiente como para no cansarte antes de haber terminado la tarea diaria.

5-Utiliza ropa cómoda: nada de cinturones que opriman, vaqueros ajustados o calcetines que "estrangulen" los tobillos. Lo mejor es optar por cinturillas con goma, camisetas o sueters holgados de tejidos naturales como el algodón o la lana y un calzado cómodo... y sí, lo que estás pensando es correcto: el pijama es una elección muy adecuada. 

Comenta esta noticia
Update CMP