02 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El amigo de Puigdemont que le ayudó a huir se lleva 8.000 euros del Senado

Puigdemont, con su amigo José María Matamala, enchufado en el Senado.

Puigdemont, con su amigo José María Matamala, enchufado en el Senado.

El expresidente enchufó a su financiador y cómplice, José María Matamala, con un escaño en la Cámara Alta. Y ahora se apunta a las indemnizaciones que le paga España.



A la hora de cobrar de España, a los indepedentistas se les olvidan sus convicciones y cualquier atisbo de coherencia.

El senador de Junts per Cataluña José María Matamala es uno de los 173 senadores que han solicitado la llamada indemnización de transición de 7.678,86 euros que abona el Senado a los parlamentarios por perder el escaño en septiembre al convocarse elecciones generales.

Matamala, amigo íntimo de Carles Puigdemont, investigado por la Audiencia Nacional por un delito de encubrimiento de rebelión, se trasladó a Waterloo poco antes de perder el cargo el 24 de septiembre.

Con la disolución ese día de las Cortes, en el Senado sólo ha quedado activa la Diputación Permanente, con 72 miembros, los únicos senadores que mantienen por tanto la nómina y la inmunidad parlamentaria, el aforamiento. El resto, 193, perdió el escaño y el sueldo, que volverán a recibir desde el día mismo de las elecciones quienes consigan otra vez escaño.

Para cubrir esos 47 días sin ingresos, el Senado ofrece lo que se denomina indemnización de transición, 7.678,86 euros que se cobran de una vez (163,38 euros al día), que son incompatibles con otros ingresos y que los senadores tienen que solicitar, ya que no se paga de forma automática. Del total 193 que tenían derecho, son 173 parlamentarios de todos los partidos políticos los que han reclamado la ayuda.

Entre ellos figura Josep María Matamala. Está investigado por la Audiencia Nacional en la causa por un presunto delito de encubrimiento de rebelión junto a otras tres personas que acompañaban al expresidente Carles Puigdemont, fugado a Bélgica tras el 1-O, cuando fue detenido en Alemania en marzo de 2018 de vuelta a Bruselas de un viaje. Su defensa ha pedido el archivo de la causa.

Nada más dejar de ser senador, la hija de Matamala anunció que su padre volvía de nuevo a Waterloo al perder la inmunidad parlamentaria. Sin embargo, Matamala está en libertad y no hay medidas cautelares que restrinjan sus derechos políticos ni sus movimientos. El senador es de nuevo candidato de Junts al Senado en las elecciones del próximo 10N.

 

Comenta esta noticia
Update CMP