19 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rull 'apela' a la ley de Canadá para retar al Estado y la fiscal le da un repaso

Madrigal pone en evidencia al exconsejero por la disparata defensa de sus decisiones en el 'procés': "Leyó la doctrina del Tibunal Constitucional de Canadá y no la del español".

Desafió al Estado español y su Carta Magna porque es lo que ‘manda’ la ley de leyes canadiense. Así de disparatada ha sido la defensa de Josep Rull en el juicio al ‘procés’. Y se ha llevado un buen capón por ello.

Ha sido la fiscal Consuelo Madrigal quien ha dejado en evidencia al exconsejero de Territorio durante la quinta sesión del juicio sobre el referéndum ilegal del 1-O en el Tribunal Supremo: "Leyó la doctrina del Tribunal Constitucional de Canadá y no la doctina Tribunal Constitucional (TC) español".

Rull había recurrido a una resolución del Tribunal Supremo de Canadá para justificar las continuas desobediencias al Alto Tribunal español cuando suspendió las leyes de desconexión. Y tras el ‘sopapo’ de la de la representante del Ministerio Público, intentó, sin existo, salir airoso afirmando que el TC español "tiene un déficit de autoridad moral".

Rull ha contestado a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado, pero no a la acusación popular que ejerce Vox. Sus primeras palabras han sido para protestar al tribunal por prohibir la traducción simultánea: "Ojalá algún día se viese la lengua catalana como una riqueza", se ha lamentado.

Nueva llamada al orden del juez Marchena

Durante el interrogatorio, el presidente del tribunal, Manuel Marchena, ha interrumpido en numerosas ocasiones al acusado por "cuestionar" las preguntas de la Fiscalía. "Si quiere conteste a las preguntas o no, pero no cuestione su pertinencia", aseguraba Marchena. Rull se ha mostrado muy firme con las preguntas de la fiscal, sin embargo, el tono es menos tenso que en las declaraciones de Jordi Turull o Jaoquim Form.

El exconsejero ha afirmado que "no era consciente de una desobediencia por votar la Ley sobre la organización del 1-O". No obstante, sí ha reconocido que la Generalidad catalana de la que formaba parte como consejero no atendió 6 mandatos del Tribunal Constitucional para evitar el referéndum ilegal. También ha asegurado que la Generalitat utilizó "todas las vías" para llegar a un referéndum acordado el 1 de octubre.

Rull aseguraba que "usar la fuerza o la presión" es "inaceptable siempre", en alusión a los escraches a los Policías y Guardias Civiles desplazados en Cataluña y alojados en distintos hoteles. Aunque añadía que "los observadores quedaron escandalizados por el nivel de violencia del Estado".

 

Comenta esta noticia
Update CMP