22 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un profesor de Derecho Constitucional destapa por qué Sánchez hace trampas

Sánchez, en una rueda de prensa en La Moncloa.

Sánchez, en una rueda de prensa en La Moncloa.

Por mucho que se ponga digno el PSOE y que haya aglutinado el apoyo del "grupo de la moción", los reales decretos de los viernes suponen poner el Estado al servicio de unas siglas.

Pedro Sánchez logró esta semana salvar sus decretazos gracias al auxilio de los partidos de la moción de censura. Con el visto bueno -con muchos peros al procedimiento- de los letrados del Congreso y a la espera de que el Tribunal Constitucional falle en su día los recursos presentados por el PP contra el procedimiento electoralista elegido por el presidente del Gobierno.

Donde sí hay consenso es entre los expertos. El último, este mismo viernes, ha sido el profesor de Derecho Constitucional, Josu de Miguel Bárcena, quien desmonta los argumentos del PSOE en una artículo titulado Los viernes sociales del Gobierno.

"La mirada histórica muestra decretos-leyes convalidados en el interregno parlamentario", reconoce este experto. "Ahora, dicha práxis ha obedecido casi siempre a situaciones muy excepcionales (catástrofes naturales) o de escasa relevancia política", matiza de Miguel.

Y abochorna a Sánchez acto seguido. "Separarse de este modus operandi consolidado implica -como de hecho está ocurriendo- poner el Gobierno al servicio de un partido, lo que quiebra la objetividad (artículo 103 de la Constitución) y neutralidad que deben caracterizar a la Administración, sobre todo en un periodo de marcado carácter electoral". Más claro, imposible.

Comenta esta noticia
Update CMP