23 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La ministra Montero delata a Sánchez y revela la baza secreta de su campaña

María Jesús Montero durante su conferencia.

María Jesús Montero durante su conferencia.

El presidente socialista sabe que hacer propaganda desde La Moncloa es mucho más fácil que hacerla desde la oposición, y va a aprovecharse de ello aunque sea bordeando la ley.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda, lo tiene claro. Hasta el rabo todo es toro y, por tanto, este Gobierno va a utilizar hasta el último día antes de que se celebren elecciones para continuar con su "magnífica" (son palabras de la ministra) política económica.

Por ello, y a preguntas de ESdiario, asegura que utilizará la Diputación Permanente del Congreso para continuar tramitando por la vía del decreto ley (el favorito de Pedro Sánchez) todo aquello que puedan porque son necesidades absolutamente urgentes de los ciudadanos españoles.

Sánchez utilizará La Moncloa y la Diputación Permanente como bazas secretas en campaña

De nada valió que el director de Europa Press, Javier García Vila, le recordase que se trataba de un mecanismo excepcional que no contempla un Gobierno en funciones, pero eso a este Ejecutivo le da igual. Con la razón te matan, decía mi abuelo.

También amenazó al respetable con que deben estar atentos a los siguientes Consejos de Ministros, pues vendrán cargados de cosas. Muy propio también de un Gobierno ya de facto en funciones. Por lo demás, Montero no desaprovechó la oportunidad de tener a unas cuantas personas sentadas en silencio para soltarles un chorreo sobre lo bien que han hecho las cosas en tan poco tiempo. Fue casi lacrimógeno, si no fuera porque a veces faltaba a la verdad pidiendo abiertamente el voto para su formación.

Atacó al PP por votar al alimón, según ella, con los indepes y a estos con que piden dialogo y luego se levantan de las mesas de negociación. Dijo aquí en Madrid que la E en sus siglas corresponde a Español pues el PSOE tiene una idea muy clara de lo que debe ser nuestro país.

No descartó que tras las elecciones todo quede parado hasta mayo a la espera de lo que digan las autonómicas y municipales para ver cómo quedan finalmente los pactos políticos y garantizó que desde que ella lleva en el cargo, la Generalitat no ha hecho un uso indebido de los fondos públicos. Algo que ya dijo su casi tocayo de apellido pero que luego se plantean pruebas que desmienten esta afirmación.

Una vez más, son los miembros y miembras de este Ejecutivo los que se arropan unos a otros. En la mesa presidencial estaba Dolores Delgado, buscando grupos de trifálicos y evitando la bollería del desayuno, Meritxell Batet, que llegó con el desayuno empezado, Micaela Navarro, Francisco Fernández Marugán y María José Rienda componiendo una mesa repleta de gente con algún que otro disgusto con la justicia o con los medios de comunicación.

Estaban, cómo no, los líderes sindicales Pepe Álvarez y Unai Sordo, hay quienes afirman que no se enteran de nada. El presidente de la CNMV, Sebastián Albella, aguantó el chaparrón hasta que vio cumplido su tiempo y su educación y decidió tirar de la anilla propulsora. A Luis Isasi, presidente de Morgan, le vi más despierto que otros días y Ramón Pi y Juan Ramón Pin decidieron sentarse juntos.

Hilario Albarracín, presidente de KPMG, aguantó estoicamente el mitin socialista probablemente pensando en que todos los desaguisados de esta buena ministra, cirujana de profesión para más señas, engrosarán las arcas del departamento fiscal de su consultora buscando la gatera para rebajar el crujío (que diría un sevillano) que adelanta la señora Montero para aguantar un Estado del Bienestar sin fin y unas comunidades autónomas poco eficientes.

Comenta esta noticia
Update CMP