28 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Irene Montero posa para Diez Minutos como Preysler y presume del "papá Pablo"

La ministra de Igualdad se sincera sobre su vida personal y familiar, en una amplísima entrevista a Rosa Villacastín.

Al igual que hicieran, a mediados de la década pasada, todas las ministras del primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, posando en un reportaje para Vogue, ha causado bastante sorpresa la larga entrevista que ha ofrecido la ministra de Igualdad, Irene Montero, a otra revista de la prensa rosa.

En este caso, ha sido Diez Minutos quien se ha llevado el gato al agua, logrando que la pareja del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, hable sobre su vida personal y familiar. Y, por supuesto, también sobre política.

 

"No sé si quiero más a mis padres ahora que yo soy madre, pero desde luego sí valoro más lo que son y lo que fueron. Mi padre, que falleció recientemente, era muy generoso, leal a su gente y lleno de amor, y creo que eso es también parte de lo que soy", asegura Montero, que afirma que ser madre le ha hecho descubrir "el amor incondicional". 

 

La labor de Iglesias como padre

Y también, aprender a conciliar. En este sentido, la ministra de Igualdad valora la ayuda de su equipo del Ministerio y, en casa, la del propio Pablo Iglesias, del que destaca el hecho de haber sido el "primer político" cogerse la baja por maternidad.

"No sólo eso, Pablo asume su parte en las tareas de la casa, como yo las mías, como no puede ser de otra manera con tres hijos y la vida que tenemos. Claro que los hombres han cambiado, pero nuestra sociedad no ha entendido lo importante que son las tareas de cuidados, desde fregar hasta la salud", asegura la también número dos de Podemos.

 

Montero asegura que no suele salir a cenar con Iglesias porque "al ser Pablo tan conocido, preferimos la intimidad de casa". Y se queja de que los que protestan desde hace meses frente a su casa de Galapagar: "Vienen a intentar ocupar nuestro espacio de intimidad como es nuestra casa, vienen para que nos sintamos incómodos. Es una situación anómala en una democracia".

"Está claro que contra nosotros vale todo", afirma la titular de Igualdad.

 

 

Comenta esta noticia