22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Alerta en prisión: presos yihadistas atacan a funcionarios y quieren más muertos

Un terrorista yihadista ríe mientras es detenido por la Policía.

Un terrorista yihadista ríe mientras es detenido por la Policía.

Los reclusos están "totalmente radicalizados". Así lo denuncia un sindicato de prisiones que pone en alerta lo que está pasando en las prisiones españolas.

Lo ha denunciado el sindicato CSIF de prisiones. La situación es de extrema gravedad. La población reclusa de la cárcel de Dueñas (Palencia) vive estos días conmocionada por la violenta reacción de un grupo de "vecinos". Son los reclusos encarcelados por motivos de terrorismo yihadista y que en esta prisión de Dueñas son número importante. Desde que ocurrieran los atentados de Barcelona y Cambrils, según testimonio de este sindicato a ESdiario, se han revelado en una especie de guerra con los funcionarios de prisiones y contra el resto de población reclusa.

Según denuncia CSIF, varios funcionarios han resultado heridos por ataques y actitudes violentas de estos presos yihadistas que además están en continuo estado de excitación, rebelándose sin querer acatar las normas y profiriendo insultos y amenazas de manera continua. Por si fuera poco, tras los atentados de la pasada semana, estos presos "que se han radicalizado de manera extrema", indican a ESdiario las mismas fuentes, entonan gritos celebrando los muertos de Barcelona y Cambrils y reclamando "más bombas, más muertos y más atentados". 

La situación es de tal gravedad que desde el sindicato consideran que Instituciones Penitenciarias "debería actuar inmediatamente y tomar como primera medida la dispersión de estos presos". Precisamente, la intensa actividad policial contra el yihadismo ha propiciado que en la actualidad se contabilicen 270 presos en las cárceles españolas por delitos relacionados con esta tipología de terrorismo, superando ya en una veintena al número de internos de la banda terrorista ETA, que cuenta, además, con otros setenta presos fuera de España.

Lo cierto es que fuentes de Interior han reconocido a ESdiario que se ha detectado "una radicalización de los presos yihadistas", algo que viene a confirmar que ha fracasado un Plan de Desradicalización de Presos Yihadistas puesto en marcha hace unos meses cuando una mañana los funcionarios de la cárcel de Soto del Real se encontraron dibujada una gran pintada del ISIS con un mensaje tan explícito como revelador: "no hay más Dios que Alá". Desde entonces se comenzó a aplicar un plan de choque, llamado Instrucción 2/2016, para controlar a los internos más peligrosos y evitar que propaguen las consignas del Estado Islámico entre la población reclusa, cuyos objetivos prioritarios son la desradicalización de los presos y evitar el "efecto contagio".

"Pero desradicalizar a un yihadista en prisión a corto plazo es imposible", esta es la más que preocupante conclusión a la que han llegado los técnicos de Instituciones Penitenciarias que han estudiado de cerca los protocolos de actuación frente a estos internos que se han empezado a aplicar en las cárceles españolas. Unos planes que solo sería eficaces a partir de un plazo nunca inferior a cinco años.

Comenta esta noticia
Update CMP