La tortura de la gota china en la designación de altos cargos del Consell

Los plenos de los viernes del Consell y la posterior comparecencia son muy seguidos por bastantes aspirantes a altos cargos

Los plenos de los viernes del Consell y la posterior comparecencia son muy seguidos por bastantes aspirantes a altos cargos

Numerosos cargos descabalgados de corporaciones esperan que salga su nombramiento mientras el Consell todavía no ha publicado el titular de la mitad de direcciones generales

La denominada tortura de la gota china se basa en que caiga sobre la frente del reo una gota de agua fría cada cinco segundos. Una simple gota, pero con esa cadencia durante varios días, acaba destrozando al afectado por la imposibilidad para dormir y para alcanzar a beber cuando tiene sed.

Una tortura similar es la que están sintiendo numerosos militantes de los tres partidos que conforman el Consell (cuatro si añadimos a una EU más voraz aún que la propia Unidas Podemos), que llevan ya varios viernes esperando a que salga su nombramiento. O que, en el peor de los casos para sus intereses, se adjudique a alguien el cargo que esperan ocupar.

Esta semana ha salido de dudas casi una veintena, aunque todavía, en ese goteo de designaciones, queda por cubrir más de la mitad de las 86 direcciones generales aprobadas por el Consell, con lo que multiplica un 50% la cifra existente en la pasada legislatura, al igual que ha hecho con la de asesores, que pasa de 74 a 116, la mayoría también sin que tengan nombre y apellidos.

Esto ha provocado que numerosos ex (diputados provinciales damnificados del nuevo régimen ´abalista´, alcaldes o alcaldesas descabalgados, diputados autonómicos dejados en ´barbecho' por la paridad o por otros motivos, asesores que aspiran a ascender, etcétera) y otros que no lo han sido pero aspiran a entrar o a prosperar en la jerarquía institucional, aguarden impacientes y con suma atención cada viernes los nombramientos. Sin hacer planes de futuro ni preparar sus vacaciones.

Para este viernes esperaban haber solventado sus dudas y, en el mejor de los casos, respirar aliviados por un nuevo puesto asignado para los próximos cuatro años. No obstante, la mayoría se ha quedado decepcionada por los escasos nombramientos. Ahora les toca esperar al próximo viernes a ver si tienen suerte. 

Comenta esta noticia
Update CMP