19 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

LG G7 ThinQ, un incomprendido muy solvente

El nuevo tope de gama de la marca coreana es un Smartphone al que le está costando hacerse un hueco en el corazón de los consumidores. Lo ponemos a prueba para ver qué es capaz de ofrecernos

En el competido mundo de la tecnología, y en el de la telefonía móvil en especial, no se puede perder terreno frente a la competencia, pues la lucha está demasiado reñida. LG lleva ya varios años compitiendo al máximo nivel en muchos frentes de batalla, y así sus productos LG Signature son referencia en campos como la TV o los frigoríficos, pero la marca surcoreana tiene una cuenta pendiente en los smartphones. El público no la tiene entre sus marcas de cabecera y ha perdido posiciones frente a la encarnizada competencia china.

Sus terminales han sido tildados de descompensados frente a los rivales chinos y para tratar de poner freno a esa situación lanzaron a mediados del año pasado el LG G7 ThinQ, un gama alta muy completo que cuenta con todo lo necesario para poder disfrutar de la máxima potencia. Cuenta con una presencia elegante y de calidad, siendo un teléfono muy puro y limpio que profundiza el cambio de imagen que la marca coreana empezó con el G6.

 

Los materiales son de buena calidad, algo que se agradece pues resulta algo “resbaladizo” en la mano a pesar de que es un teléfono compacto y cómodo gracias a sus bordes redondeados y ausencia de marcos. Para mayor garantía tiene certificación militar de resistencia (MIL-STD 810G), protección Gorilla Glass 5 tanto en trasera como pantalla, así como perfil de protección IP68 para agua y polvo. En alguna caída de esas en las que lo recoges del suelo temblando ya hemos experimentado su resistencia.

El apellido ThinQ proviene del ecosistema de electrodomésticos conectados que la marca ha creado y que presentó en el CES de Las Vegas de 2018, y la llegada de este teléfono permitirá interactuar con ellos, creando un “hogar conectado”. Gracias a ello, y al acceso directo a Google Asistant que el G7 ThinQ incorpora con un botón de acceso directo, se podrán encender las luces, poner la lavadora o consultar que hay en la nevera desde nuestro teléfono. 

Una vez en la mano, el frontal tiene el protagonismo gracias a la pantalla con notch y a una experiencia de uso en la que el brillo y la calidad de imagen es sobresaliente, ya que ofrece hasta 1000 nits. La pantalla IPS de 6 pulgadas FullView Super Bright es la estrella. Para darle soporte lleva un procesador Snapdragon 845 con 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento interno, una configuración más que sobrada para la mayoría de los usuarios y al nivel de rivales tan directos como el Samsung Galaxy S9.

 

Si hablamos de su cámara, el LG G7 ThinQ cuenta con un sistema fotográfico dual de 16+16 megapíxeles y una cámara delantera de 8 megapíxeles con gran angular y apertura f/1.9. Como novedad incorpora IA, Inteligencia Artificial, y con ello es capaz de configurar la imagen según los objetos que identifica para que la foto sea más realista. El resultado son imágenes con colores más certeros y siempre afinados.

Debajo de la cámara trasera está el sensor de huella dactilar para desbloquear el teléfono, un sistema que funciona a las mil maravillas por situación, rapidez y que no necesita activar la pantalla para que opere. Junto con la identificación por huella dactilar, el LG G7 admite además incorporar la lectura facial para acceder de forma segura al teléfono.

Este sistema admite varios modos de funcionamiento, entre ellos el reconocimiento facial avanzado que ralentiza la identificación para mejorar la seguridad, pero en LG han ido un paso más allá en lo que a identificación biométrica se refiere y el G7 también incluye el reconocimiento de voz. Con una palabra o frase, el sistema nos reconoce, así que dependerá de cada usuario como quiere hacerlo, pero a nosotros el dactilar es el que más nos sigue convenciendo por rapidez y comodidad.

 

El LG G7 mantiene el puerto Jack de 3,5mm para los auriculares, ya que junto a la experiencia de imagen y su pantalla súper brillante quiere ofrecer una experiencia de sonido de gama alta. La calidad de sonido vía este puerto junto con el software Quad DAC Hi-Fi 32bits así como la certificación DTS-X es de primera, consiguiendo un sonido envolvente y de gran alcance.

La batería es de 3.000 mAh, y aunque no es una cifra muy alta frente a la competencia, la carga rápida permite aguantar el día sin problemas. Además, el LG G7 ThinQ comenzará a actualizarse con Android 9 Pie a lo largo de este trimestre con una versión global que irá llegando de forma gradual a todos los usuarios después de que se haya probado la beta en Corea del Sur y que promete una mayor eficiencia energética de uso.

En conjunto estamos pues ante un smartphone al que no le falta de nada y que es capaz de competir contra lo más granado del segmento Premium y que además, y debido probablemente a la necesidad de hacerse el hueco que le corresponde entre el público, se puede encontrar con jugosos descuentos que lo sitúan a precio de gama media. Irresistible vamos.

Comenta esta noticia
Update CMP