11 de diciembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Salen a luz los trapos sucios de Kiko Hernández y el colaborador se altera

Kiko Hernández, al descubierto

Kiko Hernández, al descubierto

El fin de ciclo que vive Sálvame ha hecho que Kiko salte a la palestra. Ya ha trascendido su sueldo, que le sitúa entre los mejor pagados. Revelamos detalles desconocidos de vida privada.

Si algo odia Kiko Hernández es que trasciendan detalles de su vida privada. Sin embargo, el fin de ciclo que vive Sálvame le ha convertido en protagonista. El asunto tiene guasa porque se publicó el sueldo del colaborador en la revista Rumore y pasó desapercibido, hasta que la información fue publicada por Jaleos.es. A partir de ese momento, todo el mundo se hizo eco. Pues bien, ambas publicaciones señalan que el tertuliano puede considerarse entre la lista de los mejor pagados en televisión. La primera cifra sus ingresos en una cantidad anual de 300.000 euros y la segunda en 600.000. Sin duda, emolumentos de vértigo que han dado que hablar.

Y como una información llama a otra, en Vanitatis han descubierto que Kiko tiene problemas con Hacienda, que le reclama 145.135,88 euros. Aunque no se entiende dado lo abultado de sus ingresos, el caso es que una de sus propiedades, la que tiene en el barrio de Chamberí, de ciento veintisiete metros cuadrados y tasada en 638.300 euros, está embargada. Sin duda, una noticia sorprendente. Hasta el momento, Hernández ha podido evitar que este tipo de informaciones trascendieran dado que cuando las luces se apagan, desaparece y poco se deja ver. Sin embargo, el hecho de que se haya hecho público su sueldo ha despertado un interés en su vida, esa que muy pocos conocen.

Kiko ha invertido una parte importante de sus ganancias en propiedades inmobiliarias. Conoce bien el sector y eso ha hecho que cierre buenas operaciones. Menos suerte ha tenido con su línea de complementos. Es cierto que los relojes se vendieron bien pero no acertó cuando amplió. También tenía previsto lanzar una línea de ropa infantil con el nombre de sus hijas, Abril y Jimena. Sin embargo, el proyecto está paralizado. Se desconoce si por falta de viabilidad o bien porque alguno de sus socios se ha retirado.

Desde que fuera atacado en plena calle por una persona que traspasó la rabia que sentía al verle en pantalla a la realidad, Kiko no camina tranquilo. Teme que eso vuelva a ocurrir y de ahí que intente pasar desapercibido. En este sentido, también ha sufrido el acoso de un trastornado, así está diagnosticado, que le hostigaba en redes sociales. Estaba obsesionado con él y contaba historias para no dormir. Pura invención que en su cabeza enferma creía realidad.

Poco o nada se sabe de la vida sentimental del colaborador estrella de Sálvame. En este sentido, mantiene un control férreo. El único romance conocido fue el que mantuvo con Patricia Ledesma en Gran Hermano. A veces se ha llegado a rumorear que hace firmar contratos de confidencialidad a las personas que intiman con él para que no se vayan de la lengua. Kiko mantiene un fuerte vínculo con Mila Ximénez pero no se frecuentan fuera de plató. La colaboradora ha expresado que cuando se van a casa, jamás le pregunta sus planes para que si algo se filtrara, no pensara que había sido ella.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia