30 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Guardias civiles que protegen al Rey, enfadados con Marlaska por sus condiciones

La Reina, rodeada de escoltas de la Guardia Civil adscritos a La Zarzuela.

La Reina, rodeada de escoltas de la Guardia Civil adscritos a La Zarzuela.

Una vez más, los agentes de la FSE claman contra el ministro del Interior y contra el Gobierno por sus incumplimientos. Se sienten abandonados. Incluso los de La Zarzuela.

Tres asociaciones de la Guardia Civil han denunciado un incumplimiento de sus derechos laborales en el servicio que prestan a la Casa Real con la realización de "servicios maratonianos", la "reducción frecuente de los descansos semanales" y la "grabación continua" en sus puestos de trabajo.

A través de una nota de prensa, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), la Unión de Guardias Civiles (Unión GC) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) han asegurado además que su teniente coronel Jefe se niega a recibirles para abordar "estos graves problemas".

Las principales quejas de estos representantes del Instituto Armado están relacionadas con la falta de relevos en los servicios nocturnos, la realización de servicios que "imposibilitan la conciliación familiar y laboral" y la reducción de descansos a un único día a la semana "cuando la norma contempla dos días".

Asimismo, las asociaciones han puesto el foco en la "discrecionalidad absoluta" en el servicio de verano en Mallorca, donde veranean los monarcas, la "gestión del servicio de manera paralela y manual a la establecida" y la "obligación de comunicar si se ha pedido destino para abandonar la unidad".

Presión extra

Por último, han criticado la "grabación continua en vídeo y audio de los puestos de trabajo, lo que supone una presión añadida a los trabajadores" que, según los guardias civiles, no añade "nada de seguridad". "Puede incluso vulnerar toda la normativa sobre protección de datos e intimidad de los Guardias Civiles", han añadido.

Además, el hecho de que el servicio de seguridad de la Casa Real lo lleven a cabo efectivos que son escogidos mediante el sistema de vacantes de libre designación hace que el nombramiento y cese dependan de la "absoluta discrecionalidad del mando, cuya pérdida de confianza puede ser elemento suficiente para dejar a un Guardia Civil sin destino".

 

"Toda esta situación ha degenerado, según nos comunican, en un muy mal ambiente de trabajo, donde nadie puede quejarse por temor a las posibles represalias a la bajada en el informe personal que realizan los mandos a los agentes de esa unidad (IPEGUCI), o la expulsión de la Unidad por 'pérdida de confianza'", han apuntado.

Por todo ello, desde las asociaciones han hecho "un llamamiento tanto a la Dirección General de la Guardia Civil, como al propio cuarto militar de la Casa de S. M. El Rey, para que ponga solución inmediata a estos incumplimientos de la legalidad, y los Guardias Civiles allí destinados disfruten de los mismos derechos que todos sus compañeros y compañeras de otras unidades, y sea respetada su dignidad, intimidad y conciliación familiar y laboral".

Comenta esta noticia