25 de junio de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bomba: En Sálvame está prohibido hablar de las otras amantes de Gustavo González

Más madera para el culebrón de Gus y María

Más madera para el culebrón de Gus y María

El periodista goza de cierta protección desde que se iniciara el culebrón que protagoniza con María Lapiedra y ha conseguido que en Sálvame no se de voz a otras mujeres que quieren hablar.

Cuando las cosas se complican, la gente pide protección. Es lo que ha hecho Gustavo González en relación a su animada vida marital. Siempre se ha hablado de que María Lapiedra no ha sido la única, y así es. Esdiario ha podido confirmar que el periodista mantuvo una amistad especial con Tamara García, que se hizo conocida durante su relación con Kiko Rivera. Pues bien, la madrileña pide su lugar en la lista de las amantes del paparazzi. Sin embargo…

Si algo tiene claro Gustavo es que no quiere quedar como un infiel de tomo y lomo. De ahí que tras estallar lo suyo con María, y enterado de que otras mujeres querían hablar, pidió que no les dieran voz. De momento, el pacto se está cumpliendo y en Sálvame se ha evitado la espinosa cuestión, para tranquilidad del paparazzi y disgusto de algunas féminas que han pasado por su vida.

En el caso de Tamara García, lo suyo con Gus sucedió hace diez años. A la pregunta de cuánto duró, explica a nuestro diario: “Poco. Estaba casado y no quise meterme en camisas de once varas. Gustavo me trataba muy bien y vi claramente que podía enamorarme de él, así que lo dejé antes de que fuera tarde”. Cuando esta historia ocurrió, María Lapiedra todavía no había aparecido en el universo de Gustavo González.

Los nombres de María o Tamara no son casos aislados, hay más, algunos muy conocidos. Hablamos de damas que han estado relacionadas con famosos patrios. ¿Hablarán? Parece que más de una está dispuesta. Sin embargo, de momento, no tienen tribuna con remuneración económica para hacerlo. Es posible que todo siga así mientras el culebrón de Lapiedra, Gus y Marc siga funcionando. Otra cosa será cuando el share de la espalda.

María Lapiedra está felicísima con esta renacida fama. Y por méritos propios, algo que nunca pensó, de ahí que siempre buscara famoso al que agarrarse. La catalana piensa estirar el chicle mientras pueda. La semana pasada tendría que haber acudido a Sálvame,  para cumplir con la colaboración semanal que ha firmado, pero decidió hacer mutis por el foro alegando que estaba agotada. De ahí que se recluyera con sus pequeñas en La Cerdanya, donde ella y su todavía marido tienen una casa alquilada.

Lo cierto es que María está metida en un buen lío por las actividades que le achacan para llegar a fin de mes. Aseguran que, supuestamente, practicaría servicios con final feliz. Ella lo niega y está ocupada y preocupada. Ahora se ha filtrado sobre un striptease realizado en Sevilla, según explicaron en Sálvame, por el que habría cobrado 8.000 euros. Sin duda, una altísima cantidad que, sorprende, alguien pueda pagar únicamente por un show de este tipo.

Comenta esta noticia
Update CMP