De qué color son tus ojos: la fuerza de Noah Higón

Noah Higón ha presentado su libro

Noah Higón ha presentado su libro

No conoce el territorio llamado Imposible. Su alma es vieja y sabia, vino para enseñarnos a ser mejores

Hay muchos momentos en que piensas que la decisión ha valido la pena. Eso sentí yo la semana pasada acudiendo a la presentación de un libro llamado “De qué dolor son tus ojos” de Noah Higón Bellver.  Un acto que conocí por su autora a través de las redes sociales, y que me enganchó, con mucha fuerza, tanta que quiero contarlo para aportar mi modesto granito de arena a esa gran causa.

La autora, Noah, es una joven de veintiún años nacida en Cheste,  que estudia la doble titulación de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Valencia, y que a su breve currículum de vida, une sus siete enfermedades raras.

Conocía desde pequeña a esta joven, y a su familia  y sabía de sus problemas de salud. Sus abuelos, buenos  amigos de mis padres, iban poniéndonos al corriente de sus preocupaciones y dolores, que a menudo mi madre me trasladaba en las conversaciones cotidianas.

Veía yo además a Noah a través del móvil, y por lo tanto conocía de su asidua vida en los hospitales, que ya hace años había servido a mi hija, en sus estudios periodísticos para un reportaje.

Pero suele suceder con los buenos relatos que lo son o no depende de quién los cuenta. Lo mismo sentí yo oyendo a la joven escritora.  Fuerza, sensibilidad , ilusión,  alegría,  esperanza,  y mucho amor,  nos transmitía contando la historia de su vida, intentando ayudar a los niños y jóvenes que estén en situaciones similares. Decía:“Sólo sé que lo más certero de mi vida son estos versos, que no hay más Noah que la que veréis reflejada aquí. Pues la vida quiso contar mi historia, y yo no iba a ser un impedimento” ( pag.20).

Su lucha pretende  sensibilizar en la ayuda a la investigación, a los gobiernos y al mundo, para que los niños que nazcan, tengan  esperanza. Y añade: “esto es mi vida, un desastre inconexo forjado a base de golpes, sonrisas, aciertos, miedos, quirófanos, hospitales, aviones, incertidumbres…Esta soy yo, Noah” (pag. 20)

Así cuando sus paradas hospitalarias se lo permiten, y siempre  con el apoyo de sus padres, ha participado en el documental  “Jóvenes Invisibles” codirigido por Isabel Gemio,  que le ha prologado el libro,  colaborando también en multitud de actividades en medios, hospitales y diversos foros, para dar a conocer la existencia de las enfermedades raras.  En este camino coincidió  con Andrés Aberasturi que  ha realizado el epílogo de su libro.

“Ella si conoce la cultura del esfuerzo, no hay nada más intenso que luchar contra la muerte…Es realista, pero no conoce el territorio llamado Imposible…Su alma es vieja y sabia, vino para enseñarnos a ser mejores”.  Isabel Gemio.

“Agradezco a Noah la lección permanente de esperanza y de fe en ella misma y en su lucha, le agradezco que no esconda sus momentos de desesperación o su tristeza, su rabia y su amor porque eso la hace aún más humana”. Andrés  Aberasturi.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP