30 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Nadie le perdonará a PP, Cs y VOX que no se entiendan antes de las Autonómicas

Aunque el País Vasco y Cataluña son plazas casi imposibles, el centroderecha no pude seguir auxiliando a Sánchez con sus desencuentros. Y Galicia da una oportunidad de compensarlos.

 

 

 

No son, desde luego, los mejores espacios para que el centroderecha logre unos grandes resultados: ni en Cataluña ni en el País Vasco parece sencillo resistir la mezcolanza de partidos independentistas con el PSOE y Podemos, una fórmula que de hecho ya gobierna España y regiones tan delicadas como la Navarra.

Si en el conjunto del país es muy complejo compensar una coalición contra natura que, sin embargo, ha demostrado una gran capacidad de entenderse al calor del negocio electoral que cada formación busca; en eso territorios se antoja prácticamente imposible.

Pero la coincidencia entre los comicios en el País Vasco y en Galicia, convocados para el 5 de abril por Urkullu y secundados hábilmente por Feijóo después, ofrece una posibilidad de compensar la derrota de seguro y de convertir en un buen resultado la opción realista de conservar la Xunta y mejorar resultados en Euskadi, a la espera de que se conozca la fecha para las catalanas.

 

 

Y siendo tan importante ese reto y tan evidente el desequilibrio que en muy poco tiempo está generando en España la coalición nacionalpopulista que la dirige, no se entendería que todo el espectro del centroderecha no hiciera el mayor esfuerzo por aprovechar al máximo los votos recibidos y traducirlos en el mayor número posible de escaños.

No fueron capaces de entenderse antes de las Elecciones Generales de abril. Y tampoco, pese a constatar que, por ese desencuentro, un PSOE con sus terceros peores resultados históricos lograba una aparente victoria aparatosa e incluso la mayoría absoluta en el Senado; en la repetición electoral de noviembre.

 

 

¿Qué más necesitan para aprender la lección y adoptar cuantas medidas y decisiones sean necesarias al objeto de mejorar su rendimiento electoral?

No es compatible denunciar a diario la inquietante deriva de España y luego, cuando se tiene una oportunidad para mitigarla, exhibir una incapacidad manifiesta para estar a la altura del desafío enunciado.

Con la fórmula que sea mejor en cada sitio, que no tiene que ser la misma, han de evitar que sus desavenencias e intereses internos ayuden a todo lo que dicen querer derrotar. Y si esto está claro para PP y CS, que parecen haberlo entendido, también ha de estarlo para VOX: dedicar más tiempo a minar al PP que a derrotar al PSOE es, como ya se ha visto, la manera más rápida de ayudar a Pedro Sánchez.

Comenta esta noticia