24 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El rey Midas de Vox contra el pata negra del PP: los duelos más explosivos

Manuel Mariscal, número uno de Vox por Toledo y rival de Vicente Tirado.

Manuel Mariscal, número uno de Vox por Toledo y rival de Vicente Tirado.

El gran combate será entre Casado y Abascal, pero más allá de Madrid la batalla del centro derecha se anima con emparejamientos como el de Ana Pastor y un general en Pontevedra.

Pablo Casado Vs Santiago Abascal. Ése será el gran combate entre el PP y Vox en las elecciones generales del 28A, el de los dos pesos pesados, pero no el único. La elección de candidatos de uno y otro partido deja emparejamientos muy curiosos en diez circunscripciones. Cuando no directamente explosivos. 

El primero es el que forman en Pontevedra Ana Pastor y Antonio Budiño. Ella, médico de profesión pero con dos décadas de altas responsabilidades públicas a sus espaldas, es un referente en el PP. Y su reconocimiento ha aumentado después de presidir el Congreso en una legislatura muy complicada, con moción de censura incluida. 

Él es general de División del Cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra en situación de reserva. Un advenedizo en política, pero con un amplísimo currículum militar y operaciones internacionales en Croacia, Albania e Irak, por ejemplo. 

En Toledo la batalla será entre un millennial y un político a la antigua usanza 

En Toledo el duelo será, antes que nada, generacional. Casado ha elegido como cabeza de cartel a Vicente Tirado, quien fuera mano derecha de María Dolores de Cospedal. Un político a la antigua usanza, un hombre de partido que ha sido concejal, diputado provincial, diputado autonómico, senador y presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha. 

La apuesta de Abascal no podría ser más distinta. El candidato de Vox es Manuel Mariscal, un periodista veinteañero experto en comunicación política que recaló en la formación en 2016 después de hacer prácticas en la Secretaría de Estado de Comunicación con el PP. Y, sobre todo, el rey Midas de las redes sociales de un partido que tiene a Twitter, Facebook e Instagram comiendo de su mano.

En Valencia se ven las caras dos políticos que compartieron bancada en el Congreso, la del PP, en la legislatura de 2011. La candidata del PP, Belén Hoyo, se formó en la cantera de Nuevas Generaciones y es casadista mucho antes de que Pablo Casado fuera quien es hoy. 

El de Vox, Ignacio Gil Lázaro, perteneció al ala dura del PP durante más de tres décadas. Un veterano que se licenció en el Congreso repartiendo estopa a Alfredo Pérez Rubalcaba semana sí, semana también, a cuenta del caso Faisán.  

 

En Málaga se enfrentan por el electorado de centro derecha dos candidatos que coinciden en algo: el prestigio en sus respectivas profesiones y la moderación por bandera. Por el PP concurre como independiente Pablo Montesinos, uno de los grandes reclamos de esta campaña porque sus intervenciones en La Sexta le han hecho archiconocido. 

En el lado opuesto del cuadrilátero político le espera Patricia Rueda Perelló, directora del Museo Automovilístico de Málaga y una empresaria que lleva 12 años dirigiendo y gestionando empresas. Mujer, sí, porque no todos los candidatos de Vox son hombres ni vistieron uniforme militar en el pasado. El partido de Abascal está especialmente satisfecho con este fichaje. 

En Barcelona ni el PP ni Vox parten de una situación muy favorable, puesto que la tercera en discordia en el centro derecha es Inés Arrimadas, candidata de Cs, y eso son palabras mayores. Allí competirán por todo lo que esté a la derecha de Ciudadanos Cayetana Álvarez de Toledo, por el PP, e Ignacio Garriga, por Vox.

Cayetana Álvarez de Toledo, número uno del PP por Barcelona.

 

Los dos tienen, curiosamente, raíces fuera de España. Ella en Francia y Argentina; él en Guinea Ecuatorial, de donde es su madre, que llegó a concurrir a las elecciones municipales en San Cugat del Vallés bajo las siglas del PP.

En Murcia el morbo está servido. Por aquella circunscripción concurre el secretario general del PP, Teodoro García Egea, entusiasta de los drones, el big data y las nuevas formas de hacer política. Se enfrenta a una vieja conocida, Lourdes Méndez, exdiputada del PP de las esencias y activista provida, que en 2015 rompió la disciplina de voto de su partido para no respaldar una reforma de la ley del aborto promovida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy que le horrorizaba.  

En Vizcaya la cosa está también entre excompañeras. La candidata del PP, Beatriz Fanjul, es una joven de Nuevas Generaciones sin apenas pasado y con mucho futuro, a decir de sus compañeros. La de Vox, Nerea Alzola, siempre estuvo a las duras en el PP vasco, con Jaime Mayor Oreja, Carlos Iturgaiz, María San Gil y Carlos Basagoiti. Se dio de baja del partido en 2012, cuando el Gobierno de Rajoy excarceló al etarra Bolinaga.

En primera fila Malena Contestí, candidata de Vox por Baleares.

 

En Baleares pueden saltar chispas entre la cabeza de lista del PP, Marga Prohens, secretaria de Comunicación Interna a nivel nacional, y la de Vox, la abogada Malena Contestí. Esta última ha sido siempre muy beligerante contra la catalanización de Baleares, que es algo, precisamente, de lo que algunas voces -véase el caso de José Ramón Bauzá- acusan al PP de las islas de permitir. 

Y qué decir de la batalla gaditana entre la exalcaldesa de Jerez de la Frontera, María José García Pelayo, y el general de brigada de Infantería de Marina retirado Agustín Rosety, que firmó el famoso manifiesto de desagravio a la figura militar de Franco.

Ni en la Champions hay emparejamientos tan explosivos.

Comenta esta noticia
Update CMP