17 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Se desata una guerra contra el susanista Eduardo Madina para mandarlo al paro

Susana Díaz y Eduardo Madina en un acto de la campaña de las primarias.

Susana Díaz y Eduardo Madina en un acto de la campaña de las primarias.

Los diputados pedristas claman venganza contra algunos de sus compañeros del grupo parlamentario, los que más se han significado. Y el vasco, callado desde el domingo, está señalado.

La primera urgencia del nuevo PSOE de Pedro Sánchez se encuentra en el Congreso de los Diputados en forma de oferta de trabajo: se busca portavoz parlamentario para intervenir en la moción de censura presentada por Pablo Iglesias contra Mariano Rajoy y que se debatirá previsiblemente en los primeros días de junio. Todo tras la fulminante dimisión anunciada por Antonio Hernando nada más conocerse que el escrutinio certificaba el regreso del exsecretario general.

Según las fuentes consultadas por ESdiario y tal como en la noche del domingo adelantó el portavoz de la Gestora, Mario Jiménez, será este órgano provisional -operativo hasta que arranque el 17 de junio el 39 Congreso Federal del PSOE- quien elija un portavoz, también provisional, para los próximos inminentes plenos: el de los Presupuestos -la enmiendas parciales- y el de la moción de censura de Podemos.

Entre los susanistas en el Congreso no se habla de purga, se habla de cruel venganza de afines a Sánchez

Estas mismas fuentes reconocen, no obstante, que "lo lógico" es que Javier Fernández trate de consensuar el nombre del relevo de Hernando con el propio Sánchez.

Pero por el momento y de forma paralela comienza la guerra sucia contra dos de los más significados puntales de Susana Díaz en los últimos ocho meses: Antonio Hernando y Eduardo Madina. Este lunes, en el Congreso, los muy activos leales a Sánchez hacían hincapié en la ausencia de Madina en la foto en la que la gran derrotada compareció rodeado de los hombres fuertes de su candidatura. Cabe recordar que el enfrentamiento de Hernando y Madina con Sánchez alcanza ya el terreno de lo personal.

El nuevo líder ya maneja dos candidatas -parece que su apuesta es una mujer- para la Portavocía definitiva para la legislatura: la asturiana Adriana Lastra y la aragonesa Susana Sumelzo.  Y en la quiniela también figura el valenciano José Luis Abalos, que ya es miembro de la actual dirección del Grupo. El hándicap de la primera es que Sánchez quiere también que encabece la candidatura asturiana para relevar a Javier Fernández -que había anunciado su marcha- al frente del PSOE asturiano.

Y es que si en algún lugar del PSOE hay este lunes de resaca un desconcierto absoluto y una sensación de preguerra es en el Grupo Parlamentario. Los pedristas, apenas ocho diputados más los siete del PSC, fueron marginados desde su rebelión a la abstención. La mayoría, salvo Margarita Robles, fueron purgados de sus cargos institucionales: presidencias o portavocías de Comisión después de que Sánchez renunciara a su escaño. Y no han tenido protagonismo alguna en la actividad parlamentaria: ni iniciativas ni preguntas orales o escritas al Gobierno.

 

Pero ahora llegan con ánimos de venganza. Otra cosa es que Sánchez quiera hacer leña del árbol caído. Una decena de diputados leales al susanismo está en el disparadero e, incluso, en el Congreso se habla de que algunos destacados parlamentarios estarían reflexionando su futuro a la espera de que Susana Díaz se recomponga y envíe algún tipo de mensaje a los suyos. 

A la espera de lo que suceda con Hernando y Madina, se da por seguro el relevo del secretario general del Grupo, Miguel Ángel Heredia, susanista de pro y protagonistas de unas grabaciones en las que arremetía sin piedad contra los pedristas. También se da por relevada Isabel Rodríguez, que ha tenido un papel protagonista durante el mandato de la Gestora. Tampoco parece claro el futuro del portavoz de Hacienda y Presupuestos, Pedro Saura.

Junto a Lastra y Sumelzo, la lista de afines a Sánchez dispuestos a tomar posiciones la encabeza el valenciano José Luis Ábalos y la integran Odón Elorza, Pilar Lucio, Rocío de Frutos, María Luz Martínez Seijo, Pere Joan Pons, Sofía HernanzZaida Cantera o Margarita Robles, entre otros. A ellos se van a sumar de nuevo los siete diputados del PSC con Meritell Batet a la cabeza. Pero aun así no serán más de veinte diputados frente a 64 oficialistas.

"Muchos tendrán que subirse al carro, pero Pedro también deberá ser generoso", reconocía una diputada pedrista este lunes en una conversación informal con periodistas. Sin embargo, la mayoría de los socialistas creen que en el Congreso la batalla será más que cruenta.

Comenta esta noticia
Update CMP