22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El terrible dato que demuestra el insoportable coste de las ocurrencias del PSOE

Zapatero y Sánchez, en 2015

Zapatero y Sánchez, en 2015

Zapatero lo llamó Plan E, y Sánchez presume ahora de "viernes sociales". Pero las cifras demuestran la barbaridad inasumible que en realidad tienen para los españoles.

¿Quién no se acuerda del Plan E de Zapatero? España se llenó de frontones que nadie usaba y rotondas que no eran imprescindibles con la excusa de crear empleo público en plena crisis económica. ¿Y los "viernes sociales" de Pedro Sánchez? Quizá el mayor gancho electoral el pasado 28A, sustentado en una batería de subvenciones y gastos que difícilmente respetan las advertencia de Bruselas y la pavorosa deuda pública, muy superior al PIB.

Pero podría pensar que ambas medidas, hermanadas en el espíritu y distintas en la letra, tenían al menos una compensación para los beneficiarios. Pues no, y un reportaje de ABC lo demuestra, poniendo negro sobre blanco las escandalosas cifras y el insoportable coste que en realidad tienen este tipo de ocurrencias para los españoles. Que son los que lo pagan, aunque a menudo se olvide.

 

En concreto, cada empleo generado por Zapatero con el ínclito Plan E ha tenido un coste real de 160.000 euros para el erario público: el presupuesto total, recuerda el diario monárquico, fue de 13.000 millones de euros, un inmenso pellizco para unas arcas públicas llenas de telarañas.

La información, que cita documentación oficial del Banco de España, suscita casi escalofríos: por cada 100.000 euros derrochados en aquella improvisación, solo se redujo el desempleo en 0.62 personas al año: en otras palabras, cada millón de euros creé un máximo de seis puestos de trabajo temporales, lo que arroja un coste por empleo de 160.000 euros. Más que el de un directivo de una multinacional, que lo paga además con su dinero.

Una ruina

La conclusión de ABC tras estudiar el plan aplicado en dos fases entre 2008 y 2010, casi abre las carnes y lanza el interrogante sobre qué consecuencias tendrá también la apuesta de Sánchez, y no digamos de Podemos, por incrementar sin más el gasto público:

"Sin embargo, tras este esfuerzo público sin precedentes equivalente a 1,2 puntos del PIB, el déficit se disparó al 10% por el aumento del paro y el hundimiento de la recaudación y estalló la crisis de la Eurozona, sucediéndose los recortes". Tremendo.

Comenta esta noticia
Update CMP