26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Condenan a la portavoz de Podemos en Madrid por pegar e insultar a una policía

Isabel Serra.

Isabel Serra.

El TSJ de Madrid ha puesto a Isabel Serra una pena de 19 meses de prisión e inhabilitación por delitos de atentado, lesiones leves y daños durante un desahucio en Lavapiés en 2014.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha condenado a la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Isabel Serra, a 19 meses de prisión y el mismo tiempo de inhabilitación para cargo público por los delitos de atentado, lesiones leves y daños. Asimismo deberá pagar una multa de 10 euros diarios durante ochos meses. 

En paralelo, sentencia absuelve a la dirigente morada del delito de desórdenes públicos, como pedía la Fiscalía, que solicitaba una pena de 23 meses de cárcel. En cualquier caso no es firme, sino que contra ella cabe recurso, y de hecho el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ya ha anunciado que la recurrirán. 

El fallo del TSJ de Madrid, en el que está aforada Serra al ser diputada autonómica, considera probado que el 31 de enero de 2014 agredió e insultó a los agentes de la autoridad en el transcurso de un desahucio en el madrileño barrio de Lavapiés. 

Aunque a sus compañeros de partido no les ha gustado nada. Irene Montero, ahora miembro del Gobierno, se ha quejado públicamente:

 

El atestado policial, que la sentencia da por bueno, acusaba a Serra de haberse dirigido a una policía municipal que participaba en el desahucio en estos términos: "Mala madre, hija de puta, con todo los que hemos luchado las mujeres contigo se pierde todo, no te quieren ni tus propios compañeros".

De eso y de empujar "violentamente" y junto con otras personas a los agentes para impedirles que abandonaran el lugar, "al tiempo que les lanzaban objetos contundentes". De hecho una policía sufrió lesiones como consecuencia de los impactos de los objetos que le arrojaron.

Durante su declaración en el tribunal, el pasado mes de febrero, Serra afirmó que se topó con la protesta por casualidad a la salida del metro y se quedó a ayudar. Y negó que hubiera agredido a nadie: "No ataqué a la Policía en el desahucio, sino que me alejé por miedo", aseguró entonces. 

Por contra, uno de los agentes que estuvieron allí declaró que no solo participó sino que "ella llevaba la voz cantante" y "lanzaba objetos".

Comenta esta noticia